..................

miércoles, 22 de diciembre de 2010

A UNA EXTREMEÑA TÍMIDA

Contemplas el amor desde la orilla
porque temes que el agua en su corriente
se te enrosque cual líquida serpiente
y te inunde su ardiente pesadilla.

Y tu cuerpo, que es viento y es arcilla,
se marchita y se seca indiferente
y se muere de sed , siendo la fuente
que mantiene esa hermosa maravilla…

Aprovecha la tibia primavera
de esa arcilla caliente y de ese viento
que te invade de luz y de hermosura.

Y destruye el temor a esa barrera
que mata tu amoroso sentimiento
y convierte tu cuerpo en sepultura…

sábado, 18 de diciembre de 2010

CUANDO VENGAS A MÍ (1)

No te pongas, hermano, la careta
cuando vengas a mí porque prefiero
al hombre natural, al verdadero
al que paga su pan con su peseta.

Nunca vengas a mí como un veleta
que cambia sin sentido, prisionero
de ajenas voluntades porque quiero
al que nunca se cambia de chaqueta.

Sin disfraces ni exótico ropaje,
te acercas hacia mí con propio brillo
sin que manche tu alma el maquillaje.

No me importan tu origen, tu bolsillo
ni si es leve o pesado tu equipaje;
sólo quiero que vengas muy sencillo.

(1) Este soneto lo convirtió en canción
el cantautor extremeño Pepe Extremadura.

TÚ ME LLAMAS POETA RESENTIDO

Porque enturbia mi verso un sentimiento
de rabiosa tristeza, que es ternura;
porque pago en destierro la factura
por mi humilde lugar de nacimiento.

Porque soy extremeño al cien por ciento
y me duele mi gente y su amargura;
porque humillo mi verso a la estatura
de su parco y opaco pensamiento.

Se me empapa de pena mi poesía
porque nace de un pueblo dolorido
que ha sufrido en silencio su sangría…

¡Tú no sientes mi lírico latido
de conciencia social por tu miopía
y me llamas poeta resentido!...

martes, 14 de diciembre de 2010

A UN JOVEN CONSERVADOR NOSTÁLGICO

Conviertes en presente tu pasado
porque sientes temor ante el futuro
y miras hacia atrás…¡Es más seguro
caminar por camino bien marcado!

Te arrastras por camino equivocado
con paso tortuguil, siempre inseguro,
transformado en un viejo prematuro
que vive del recuerdo trasnochado.

Tu miopía mental, tu fanatismo
te han impuesto el pasado por modelo
que imitas con sumiso servilismo.

Te entregas al recuerdo sin consuelo
sumido en amarillo conformismo
que mira hacia el futuro con recelo…

A UN EMIGRANTE DESARRAIGADO

Estás como cumpliendo una sentencia
por delitos que nunca has cometido,
condenado a un destierro dolorido
que ha vestido de luto tu existencia.

El tiempo te borró de la conciencia
las huellas de un pasado ya perdido;
te apagó tus recuerdos el olvido
y te heló el corazón la fría ausencia.

Yo no sé qué violenta ventolera
te arrastró de tu tierra brutalmente
como a hojilla reseca y volandera.

Sólo sé que te pudres lentamente,
sin raíces, sin patria, sin bandera...
porque estás trasplantado en otro ambiente.

ME CRITICAS A ESPALDAS MI TAREA

Me criticas a espaldas mi tarea
de sembrar en mis versos mis entrañas
y una red de viscosas telarañas
va tejiendo tu estéril verborrea.

Te colocas por psíquica diarrea
a la altura moral de las arañas
y malgastas tus fuerzas y tus mañas
en labores fecales, de atarjea...

Por pobreza de juicio, siempre el necio
pagará las labores del vecino
con el falso billete del desprecio.

Y hablará con lenguaje viperino
con más rabia y menosprecio
por su mundo menguado y anodino.

lunes, 6 de diciembre de 2010

MI MANZANO CON BANDADA DE TORDOS

(TARDE DE OTOÑO)

Faltó el otoño al respeto
a mi manzano y, sin traje,
semeja el mondo ramaje
un vegetal esqueleto.

Mas mi manzano es coqueto
y, a cambio de su hospedaje,
pide a los tordos ropaje
de plumas para este aprieto.

Con traje negro y solemne,
de los otoñales fríos
mi manzano saldrá indemne.

Los tordos le han dado bríos
con su plumaje perenne
y con conciertos de píos.

sábado, 4 de diciembre de 2010

LA TELEMANÍA

(La manía o pasión por la "tele")

Te programan la vida con "cadenas"
de una grata y funesta tiranía
por febril y brutal telemanía
contagiada con cantos de sirenas.

Es tu mente almacén donde almacenas
un montón de nefasta fantasía
que te empapa en pereza y apatía
y te roba tu tiempo a manos llenas.

Te idolatra la astuta telecracia
del color, de la imagen, del sonido...
donde impera fantástica falacia.

Ya no das a tu vida otro sentido
personal y sublime y ya es reacia
a salir de ese mundo reducido.

viernes, 3 de diciembre de 2010

ME PIDEN QUE ME CALLE LO QUE SIENTO

Me piden que me calle lo que siento,
mi rabiosa pasión que se desboca
y, en los surcos de versos, desemboca
sembrando en el papel mi pensamiento.

En la blanca llanura, el sentimiento
a escribir estos versos me convoca
porque tengo la herida que me toca
por ser un extremeño al cien por ciento.

Y me duele la tierra en que he nacido
y la injusta pobreza de su gente,
su letargo mental y su ceguera...

Como el hijo a su madre agradecido,
a mi tierra tendré simepre presente
en estos versos de pasión sincera.

martes, 30 de noviembre de 2010

DÍA DE VIERNES SANTOS (Estampa extremeña)

Mañana de Viernes Santo,
de Dolores y de duelo;
reactores de raudo vuelo
tejen , con mágico encanto,
una gran gasa en el cielo.

Con fibra de queroseno,
fabrican con gran ventaja
la mortuoria mortaja
a Jesús el Nazareno
que yace muerto en su caja.

Sudario de nívea lana
del gran progreso el tributo
que pone nota de luto
en la límpida mañana
de un cielo añil, impoluto.

Viernes Santo de Dolores,
de olores a incienso y cera
que avivan la fe señera
con sus febriles fervores,
primores de primavera.

La noche viste la Tierra
con un fúnebre sudario
en un acto solidario
porque esta noche se entierra
a Jesús en el Calvario.

Sufre en su frente la afrenta
de una corona de espinas
con que unas almas mezquinas
la dan muerte más cruenta
por vesánicas inquinas.

Va en ataúd transparente
con su herida en el costado
del lanzazo propinado
por un soldado indolente
ya en su cruz crucificado.

Tradiciones milenarias
con un arraigo tan fuerte
que el pueblo en ellas se vierte
en procesiones, plegarias…
por rendir culto a la muerte.

Ancestrales tradiciones
de un gran sentido cristiano
que ve en el otro un hermano
más ameno en emociones
para un vivir más humano.

Tiempo de Semana Santa
de vida adusta, discreta,
en que la sacra saeta
el pueblo sencillo canta
al Redentor del planeta.

Tiempo de sano solaz,
lejos del ruido, del humo,
de un tren de vida en consumo
que nos consume la paz
con las grimas de su grumo.

Falaz euforia de feria
donde domina lo estético
y pierde el sentido ético
la vida y gana miseria
moral a ritmo frenético.

Con sentir seudomoderno,
se adora al becerro de oro
en mundo ya sin decoro
que hace de la vida infierno
y de la Tierra, su aforo.

Por esta visión anfibia
de esta fiesta en estos lares,
unos combeben en bares
y otros conviven en Biblia
rezando ante los altares.

viernes, 26 de noviembre de 2010

ENTRE ANCIANOS ENCINARES

Entre ancianos encinares,
cabalgo en mi bicicleta
porque es la mejor receta
para curar mis pesares.

Solar patrio de mis lares
donde aprendí a ser poeta
y hallé de vate esta veta
con que compongo cantares.

Con mis fuerzas ya remisas
a esfuerzos, yo pedaleo
y paladeo estas brisas .

Este matinal paseo
sin gases, ruidos ni prisas,
es mi más grato recreo.

martes, 23 de noviembre de 2010

PANDEMIA PORCINA (SONETILLO)

Existe un tipo de gente
que, al suelo, arroja basura
y así se pone a su altura,
ensuciando el medio ambiente.

Gente tan corta de mente
que, por su escasa cultura
o su antisocial postura,
de mala hierba es simiente.

Con su conducta porcina,
por falta de algunas tuercas,
el planeta contamina.

Por sus costumbres tan puercas,
ya esta gente es convecina
de los hombres de Atapuercas.

viernes, 19 de noviembre de 2010

A UN ASPIRANTE A BURGUÉS

Tú te afanas de forma irreflexiva
porque tienes delirios de grandeza
y te llenas de nubes la cabeza
por buscar la riqueza...¡tan esquiva!

Y tu humilde conciencia en carne viva
tergiversa flaqueza en fortaleza
y piensa que es riqueza esa pobreza
que el consumo disfraza de atractiva.

Convertido en un pobre Sanchopanza,
vas llenando tu vida de aparatos
que circundan de muros tu esperanza.

Sólo buscas placeres, buenos ratos
con tu pobre riqueza que no alcanza
y te duelen los pies de los zapatos...

PSEUDOMODERNO

Nos invade este mundo un abejorro
que, en sus modos, emula a la cigarra
y nos da con sus ruidos la tabarra
al pasarse las normas por… el forro.

Por subirse a la parra…, baja al porro
y, en fanfarrias y farras, despilfarra
su dinero y su vida por panarra,
sin conciencia social, con mucho morro.

Con pendientes, cadenas, tatuaje
y un polícromo y prolífico pelaje,
él se siente persona muy moderna.

Mas su vida subida del voltaje
le ha dejado sin pilas su linterna
y, sin luz, ya retorna a la caverna…

viernes, 12 de noviembre de 2010

DOS CARAS COMO LA LUNA (SONETILLO)

Hay gente con cara doble
como la hipócrita Luna:
una blanca y bella y una
oculta, oscura e innoble.

Tienen conciencia de roble,
una conducta zorruna
y una mente siempre ayuna
de cualquier idea noble.

Personas camaleónicas,
expertas en camuflaje
por costumbres anacrónicas.

Tras retorcido mensaje
de columnas salomónicas,
ocultan su mal follaje.

martes, 9 de noviembre de 2010

ALMA DE ALMEJA

Tienes el alma de almeja
y el humor de calamar,
tan cerrada, tan compleja…,
que, ni servida en bandeja,
serás de amor un manjar.
Ningún galán te corteja
con tales galas de ajuar
y así no hallarás pareja
que se aproxime a tu reja
y te lleve hasta el altar.

Año tras año, perpleja
viste la vida pasar
de puntillas… Te haces vieja
y ya tu rostro refleja
el rastro de tu pesar.
Por tu callada calleja,
ya no se oye aquel cantar
de un joven que, en Nochevieja,
su alma abrió de par en par
y quiso ser tu pareja
como marido ejemplar.

Ya más avispa que abeja
-sin cera ni miel que dar-
el hombre de ti se aleja
y, con tu dolor, te deja
sola en tu sala de estar;
porque el amor se asemeja
al vino que, en su lagar,
lo daña el tiempo, lo añeja
y, aunque en tonel se proteja,
se hace acedo al paladar…

viernes, 5 de noviembre de 2010

CONFIDENCIAS AUTOBIOGRÁFICAS

Una mañana de otoño,
vine a este mundo en un pueblo
de la Alta Extremadura
que se llama Jaraicejo;
aunque me arrancó la vida
de esta tierra, yo me siento
de los pies a la cabeza
extremeño al cien por ciento.
Por nacer un triste otoño,
del alma se me cayeron,
como pálidas hojillas,
las ilusiones, los sueños…

Soy la encina cenicienta
que arrastró un extraño viento,
pero sus hondas raíces
siguen fieles a su suelo.
Por esas tierras de Dios,
tuve suerte… ¡no me quejo!,
pero perdí la alegría
y la echo mucho de menos;
por eso, no os extrañéis
que vaya siempre tan serio
por los caminos del mundo
de la mano del silencio
y así encontré esta tristeza
en un esquina del tiempo
y me sigue a todas partes
como un importuno perro,
siempre pegada a mi alma
a la espera de algún hueso.

Por mi apariencia exterior,
nunca pregunto al espejo
porque mi clara conciencia
me da muy buenos consejos.
Nunca miro las fachadas
de las personas, prefiero
mirar su mundo interior
por ver lo que llevan dentro;
no me inquieta su apellido
ni me importa su dinero,
sólo una limpia conciencia
y un corazón verdadero.

No me guío por la gente
para elegir mi sendero:
ve más un águila sola
que todo un rebaño entero;
no quiero caminos anchos
de rebaños soñolientos,
prefiero la angosta senda
que me marca el pensamiento.
Me gusta escribir y escribo
para verter lo que siento:
mi sangre sirve de tinta,
mi corazón, de tintero.
Agricultor de la pluma,
sembrador de sentimientos,
la vida me da semillas
que voy sembrando en mis versos

Por las cosas materiales,
siempre sentí un gran desprecio
porque convierten al hombre
en esclavo satisfecho
que sólo busca en la vida
sanchopancescos provechos
para cubrir un vacío
que rellena con objetos.
Le pido poco a la vida:
salud, trabajo y, al menos,
un mendrugo de esperanza
para el corazón hambriento
de paz, de amor, de justicia,
de esos nobles sentimientos
con los que llena su vida
un corazón quijotesco;
me pido tanto a mí mismo
que estoy siempre insatisfecho
y vivo en continua guerra
con mis propios pensamientos…

Pago a buen precio la deuda
de haber nacido extremeño
con las húmedas monedas
de un llanto que va por dentro
y me duele la distancia
y el disfrazado destierro
que me hipoteca la vida,
pagando en pena el impuesto.
Con la verdad por bandera,
mi corazón pregonero
clama a las sordas conciencias
por despertarlas del sueño,
de ese sueño secular
que adormece los cerebros.
Con vocación quijotesca,
yo grito a los cuatro vientos
y os convoco a la defensa
de un sentimiento extremeño…

martes, 2 de noviembre de 2010

HIJO AGRADECIDO

Ni medallas espero, ni a laureles
nunca aspiro de manos tan avaras;
el poeta se encara a malas caras
cuando acusa a caínes contra abeles.

Siempre fui un enemigo de oropeles,
de funestas euforias, de algazaras…,
no me meto en camisas de once varas,
aunque escribo con sangre en mis papeles.

Con la sangre que escribo por la herida
de la ausencia, a mi pueblo dolorido
escribí muchos versos en mi vida.

Porque soy hijo suyo agradecido
y, aunque en tierra lejana yo resida,
siempre siento a mi lado su latido…

viernes, 29 de octubre de 2010

DOS ANCIANAS EXTREMEÑAS BORDANDO

Calentando su pena al resolano,
como dos manchas negras, dos ancianas
van bordando floridas filigranas
en manteles de nieve mano a mano.

Intentan aliviar…¡intento vano!
su presente de arrugas y de canas
con sedantes costuras cotidianas
a las últimas brasas del verano.

Ancianas de mi tierra cuya vida
es mirar hacia atrás porque han perdido
la ilusión de vivir en el presente.

Impasibles, esperan la partida
para hacer su más largo recorrido
y mirar a la muerte frente a frente…

LA VIDA ES UNA PARDA SEMENTERA

La vida es una parda sementera
y tú quieres coger buenas cosechas
sin sembrar las semillas en las fechas
en que, ardiente, la tierra las espera.

Sumido en somnolienta modorrera,
se te escapa tu tiempo y no aprovechas
esa tierra, tu vida, porque te echas
a soñar al sopor de una quimera.

Y contemplas tu tierra con trsiteza
convertida, tu vida, en un secano
al que manchan matojos y maleza.

Es la ley de la vida del humano:
lo que siembras recoges con largueza
y, si no, pierdes vida grano a grano...

MIRA ESTOS CAMPOS... (1)

Mira estos campos: cuánta avena loca,
cuánta amarga retama, cuánta ortiga,
cuánto cardo punzante..., ni una espiga
para el pan cotidiano que nos toca.


De harapienta y verdosa telaraña
se ha vestido esta tierra de secano;
ya produce maleza en vez de grano,
derrotada la mies por la cizaña.

Condenada al capricho de la caza,
ya es campo de batalla, no de mieses;
se cosechan negocios, intereses
donde sólo unos pocos meten baza.

Divorciado del campo el campesino
-¡su esperanza podrida en las esperas!-
renunció para siempre a sementeras
y encontró en la ciudad otro destino.

Ya no traza su arado la hendidura
amorosa del surco... en el barbecho
con la reja por falo bien derecho
para hacer con amor la sembradura.

De pastores ya huérfano el rebaño,
cabizbajo y de forma descarriada,
va por tierra cercada de alambrada
sobre un pasto misérrimo y huraño...

!Me recorre un glacial escalofrío
cuando observo estos campos tan enfermos,
sin canciones ni espigas, siempre yermos,
sentenciados a coto y a baldío!

Mira este pueblo: débil, desangrado,
sin corriente de vida por sus venas,
sin latido, sin voces..., donde apenas
se presiente que vive desahuciado.

Ya sus calles calladas y vacías
- tal el cauce de un río sin corriente-
ya no huelen a vida, a pan reciente
ni se sienten los pasos de los días.

Porque no ocurre nada... , sin historia
van pasando los días, cangilones
de una noria sin agua, sin razones
para un tiempo sin huella, sin memoria.

Ya sus casas, sombríos almacenes
de recuerdos, silencios, pesadillas,
donde arañas, gusanos y polillas
a destajo trabajan en sus bienes.

Se cerraron sus puertas, sus ventanas
al amor, al futuro, a la hermosura;
ya no sienten por dentro esa ternura
que rezuman las cosas cotidianas.

Sin cuidados constantes de su dueño
- ya en ambientes distintos y distantes-
han sufrido abandonos humillantes
y su aspecto actual no es halagüeño.

!Lagrimones resbalan de mis ojos
cuando veo mi pueblo despoblado
y me punza un dolor en el costado
tal de ramo de cardos o de abrojos!

Mira estas gentes de mancas inquietudes,
tan miopes que sólo la apariencia
les preocupa en su sórdida existencia
reducida a costumbres y actitudes.

Estas gentes cegadas de ignorancia,
amasijos de sombras y de dudas,
que, de tanto callar, se han vuelto mudas,
sin vivir con su tiempo en concordancia.

Su estatura mental no da la altura
del listón de persona en su destino;
han perdido conciencia en su camino
y caminan sin rumbo, sin ventura.

Sometidas a turbios fatalismos,
ya no saben usar de su cabeza
por su cómoda y crónica pereza
mental, que les impone mimetismos

Sólo encuentran placer en la materia:
el dinero, el deseo, la pitanza...;
la cultura no pesa en la balanza
de su vida tiznada de miseria.

Entre vasos, botellas y barajas,
van perdiendo su vida a manos llenas
y echan culpas a otros de sus penas,
de sus males, fracasos y migajas.

De maneras sencillas y espontáneas,
pero duras y tercas como rocas,
por prejuicios sin juicios, son barrocas
y cultivan envidias subcutáneas.

Estas gentes son campo tan propicio
para siembra de envidias, de rencores,
de mentiras..., cultivo de señores
que empujaron mi tierra al precipicio.


!Un rabioso rumor... como de avispas
desde el fondo del alma a la garganta,
al pensar en mi gente, se levanta
bajo forma de versos que echan chispas!

(1) Con este poema, el autor obtuvo el Primer Premio del concurso poético "José de Espronceda" de Barcelona, en 1995, premio que también había ganado el año anterior con otros poemas.

viernes, 22 de octubre de 2010

SEMBRADOR DE VERSOS

Por ser sembrador de versos
en parcelas del papel,
mis adversarios perversos
dicen que soy un luzbel,
que traiciono tradiciones
al salirme de riel,
del raíl de sus razones
a las que nunca fui fiel;
que desprecio al pueblo llano
- aunque soy un hijo de él –
y no le tiendo una mano
para subir su nivel;
que yo apático me aparto
a cultivar mi vergel
y nunca con él comparto
mi poético pastel;
que yo a las nubes me elevo,
a mi torre de Babel,
sin pagar lo que le debo
a mi pueblo en arancel.

Porque rechazo el redil
del rebañego tropel
con un sentimiento hostil
a tanto vano oropel
y convivo y no combebo
tanto mal vino a granel
y mi vida sobrellevo
sin vocación de tonel;
porque doy más que recibo
y hacia mí se inclina el fiel
de la balanza y escribo
con amor a flor de piel,
me critican los cretinos
con un criterio cruel:
vituperios viperinos
de sierpes de cascabel…
Me siguen y me persiguen
tal a la liebre el lebrel,
mas cazarme no consiguen
porque estoy a otro nivel;
los canallescos caínes
me convierten en su abel
y, tal rabiosos mastines,
quieren a tiras mi piel.

Me lanza el torpe torpedos
como coces un corcel
y el más burdo borda enredos
porque tenga un mal cartel;
el más injusto sin juicio
dicta guerra sin cuartel
por lanzarme al precipicio
o colgarme de un cordel.

¡Cuánta infamia por mi fama
- abejorreos de burdel –
con amargor de retama
donde yo esperaba miel;
pero su inquina, su encono,
su envidia de amarga hiel,
los aprovecho de abono
para abonar mi plantel.
Nada os debo, nada espero
ni simple flor de papel
y un vital sentido austero
me impide esperar laurel.

¡Por ser sembrador de versos
en mi lírico vergel,
así caínes perversos
pagan…, pegan a este abel!

AMOR A EXTREMADURA

Estoy lleno de ti..., por ello vierto
esta carga de cálida ternura
que, en forma de amorosa calentura,
me pone tanto amor al descubierto.

De par en par, mi corazón abierto
va dejando salir por su abertura
el amor que te tengo, Extremadura,
que en materia poética convierto.

Y, a pesar de esa ausencia atormentada,
de esa ingrata distancia en que resido,
desde lejos yo siento tu llamada...,

desgarrado clamor entristecido
de una madre que espera resignada
el retorno de un hijo que se ha ido.

viernes, 15 de octubre de 2010

TODAVÍA...

Yo los siento tan cerca, aunque esté lejos
de esos caros rincones de mi infancia
y aún conservo en el alma la fragancia
de mis tiernos recuerdos más añejos.

Todavía refulgen sus reflejos
y, a pesar de mi ausencia, de mi errancia,
del olvido voraz, de la distancia...,
se convierten en versos sin complejos.

Todavía retengo en la retina
de los ojos del alma aquel paisaje
natural de mi infancia campesina.

Son recuerdos..., ingrávido bagaje
en mi vida foránea, peregrina,
con que rindo a mi tierra un homenaje.

domingo, 10 de octubre de 2010

ROSAL AGRADECIDO

Mira, esposa, el rosal qué agradecido,
con el agua del pozo y mis sudores,
regué y, a pesar de los ardores
de estos días de estío, ha florecido

Una ofrenda floral nos ha ofrecido
tal en pago a mis líquidos favores,
como dando las gracias… con sus flores
por el trato afectivo recibido.

Piensa, esposa, en modelos y modales
de esos seres llamados “racionales”
sin razón para tal merecimiento…

Tome ejemplo moral de los rosales
el humano de ingrato tratamiento
si desea que aflore el sentimiento.

sábado, 9 de octubre de 2010

TIEMPO MUERTO (Vacaciones veraniegas)

Con los libros en grata compañía,
yo me libro esos días del estío,
de esas horas tediosas del hastío
en amena y fructífera armonía.

El gran ocio me ofrece garantía
de vivir sin horario, a mi albedrío,
tiempo libre que no pasa baldío
porque leo y escribo cada día.

Con fecundo y balsámico ejercicio
de lectura, doy vida al tiempo muerto
en los tórridos días del solsticio.

Y, otras veces, mis horas las invierto
en verter en mis versos sin prejuicio
mi corazón de par en par abierto.

PROTOTIPO DE TREPA

Me he topado con un tipo
que, a todo escape, se escapa,
tripulando a toda chapa
un coche que quita el hipo.

Con más complejos que Edipo,
se tapa con bella “capa”
su vacío, su zurrapa
y es de trepa un prototipo.

Solo le ocupa y preocupa
tupir de tapas su tripa
y vivir su vida a tope.

Por eso, siempre a la grupa
de su coche, va el guripa
sobre ruedas y al galope.

sábado, 2 de octubre de 2010

ANACRÓNICO MACHISMO (SONETILLO)

Ya es vicio tan obsoleto
ese absoluto machismo
al que le sobra egoísmo
y le hace falta respeto.

Doy mi voto para el veto
del crónico anacronismo
que sólo piensa en sí mismo
y en la mujer como objeto.

Tras lustroso escaparate,
late un machismo primario
de este primo del primate.

Con un trato autoritario,
trata, maltrata y combate
a la mujer, su adversario.

viernes, 1 de octubre de 2010

SIN DAR GOLPE

Tú clamas y reclamas tu derecho
a una vida más próspera, más digna,
mas tu inepcia a la inercia se resigna
sin dar golpe..., ¡tan sólo los de pecho!

Sin cultivo – cultura -, vil barbecho
es tu vida tan yerma, tan indigna
donde arraiga la grama más maligna
sin dar fruto, cosecha ni provecho.

Tu deber de persona te sacudes
por beberte tu vida en la taberna
entre vahos de adversas actitudes.

Se ha quedado sin pilas la linterna
de tu mente, ya ciega de inquietudes,
y no encuentras salida a tu caverna.

viernes, 24 de septiembre de 2010

A LA MUERTE DE LUIS ÁLVAREZ LENCERO

A la memoria indeleble de este
gran poeta extremeño.

Ya sonó la campana de salida
de ese tren de la noche que no espera
y cruzaste, oh hermano, esa frontera
que es la meta final de nuestra vida.

Te fuiste a la región desconocida
desnudo de tu pena lastimera,
con el alma de limpio y en primera
a buscar esa paz tan merecida.

Te fuiste al más allá..., pero nos queda
el calor de tus obras y el consuelo
de lavarnos el alma en su lectura.

¡No pudimos pagarte!¡No hay moneda
que pague tanto amor, tanto desvelo...
y, por ti, está de luto Extremadura!

A JESÚS DELGADO VALHONDO

“In memoriam” y homenaje a este
gran poeta extremeño (1)


Porque soy “árbol solo” y, por mi fondo,
me circula la sangre de la encina
el punzante pinchazo de la espina
de tu muerte he sentido en lo más hondo.

Con tus versos me hablaste..., te respondo
en tu lírica y pulcra disciplina
porque siento tu “viento” por mi “esquina”
con noticias de luto por Valhondo.

¡Ya te fuiste, Jesús!...Tanta amargura,
tantas penas me quedan como escombros
que mi pésame doy a Extremadura.

Tu recuerdo pondré sobre mis hombros
para luz que me alumbre en tu lectura,
pero... “¿dónde ponemos los asombros?”

(1) El entrecomillado son títulos de obras
del poeta homenajeado.

AL OLIVO EXTREMEÑO

A Luis Cidoncha Román, por nuestra
amistad y su extremeñismo.

Por tu aspecto apacible y sensitivo,
ceniciento vecino de la encina,
yo te ofrezco, tal lírica propina,
un soneto ferviente y afectivo.

Tu aceituna es mi grato aperitivo
y tu aceite ambarino me fascina,
lubricante cardiaco, medicina,
que me presta un poder superlativo.

A pesar de tu aspecto de tristeza,
de tu pena perenne, no te doma
de veranos e inviernos la dureza.

Porque archivas memorias de una loma:
el Calvario de Cristo... - ¡qué vileza! –
y eres nuncio de paz con la paloma.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

MI CRITICAS A ESPALDA MI TAREA

Me criticas a espaldas mi tarea
de sembrar en mis versos mis entrañas
y una red de viscosas telarañas
va tejiendo tu estéril verborrea.

Te colocas por psíquica diarrea
a la altura moral de las arañas
y malgastas tus fuerzas y tus mañas
en labores fecales, de atarjea...

Por pobreza de juicio, siempre el necio
pagará las labores del vecino
con el falso billete del desprecio.

Y hablará con lenguaje viperino
por detrás con más rabia y menosprecio
por su mundo menguado y anodino.

viernes, 17 de septiembre de 2010

DEFENSA DE MIS RAÍCES EXTREMEÑAS

A la memoria indeleble y vitalicia
de mis queridos padres,
Isidro Mohedas y Elisa Ramos.



De un san Isidro labrador procedo
y una Elisa, de oficio, sus labores;
yo crecí entre herramientas y sudores
y el amor al trabajo fue mi credo.

Una escuela de amor, de economía,
de trabajo bien hecho fue mi casa
y, a pesar de la hacienda un poco escasa,
chorreaban la paz y la alegría.

Una infancia feliz y afortunada,
circundada de amor por todos lados;
unos padres deshechos en cuidados
por el hijo, su espiga más preciada.

El contacto punzante y prematuro
con los cardos, retamas y rastrojos
maduró la minada de mis ojos
y alumbró mi conciencia de futuro.

Por conciencia social, se me levanta
este canto preñado de mensaje
donde vierto mis penas, el bagaje,
que me envía el corazón a la garganta.

El recuerdo paterno me restalla
con redobles de yunque en la conciencia
que me ponen en ristre la existencia
convirtiéndola en campo de batalla.

No traiciono mi origen campesino
y he vivido según Naturaleza,
cultivando mi vida con nobleza
en la tierra o el libro con buen tino.

Yo defiendo con rabia mis raíces
en mi canto encendido al rojo vivo;
nunca niego mi cuna y siempre escribo
para el pueblo mis versos más felices.

A esos hombres que viven del trabajo
va mi canto más puro y más sincero;
herramienta es mi pluma; yo, un obrero
que trabaja en sus versos a destajo.

Por vosotros, los nobles, los honestos
compañeros de penas y fatigas,
el punzante picor de las ortigas
se me ensaña en el alma y en los gestos.

Por vosotros, la vida se me agrisa
y me invaden la mente unas mareas
de tristeza que inundan mis ideas
y me ahogan la paz y la sonrisa.

Con vosotros, me siento como hermano
por mi cuna, mi sangre y mi idealismo;
-¡no se cambian raíces!- soy el mismo
que trillaba las mieses en verano.

Aquel niño tan serio y tan inquieto
que jugaba a ser hombre en las faenas
de la dura cosecha y, entre penas,
aprendió vuestra vida con respeto.

Tal la paja del grano sazonado,
me apartaron los vientos del destino
y mi cuerpo siguió por un camino,
pero el alma ha seguido a vuestro lado.

No me acerca a vosotros la mentira
de la falsa belleza ni la fama
y me mueve el amor ante ese drama
que, en el mundo moderno, se respira.

Me da pena del hombre: se aburguesa,
se vacía su entraña, se agusana,
se corrompe por dentro tal manzana
donde todos los vicios hacen presa.

Y, desnudo de nobles inquietudes,
esclaviza su vida a los placeres
programados por turbios mercaderes
que nos venden los vicios por virtudes.

Se convierte en inerte marioneta
sin conciencia, sin honra, sin reflejos
y responde tan sólo a los manejos
que el payaso de turno le interpreta.

Con el sida, la droga y los neutrones,
nuestro mundo a podrido nos apesta
con nefasto progreso y nos infesta
el amor y la sangre y los pulmones…

Se me pone de punta el pensamiento
y la angustia, tal garra, me atenaza
ante el triste destino que amenaza
con hundirnos en mar de sufrimiento.

El sentirme feliz sería un delito
en un mundo que rueda a la deriva,
sin un freno, de forma progresiva
hacia el cero final más infinito.

Me da pena del hombre si no alcanza
su estatura moral y esa frontera
que separa al humano de la fiera
cuando sólo por fuera hay semejanza.

Porque el beso y el pan no son bastante
para el hombre de hoy, tan indolente,
y precisa de forma permanente
elevarse del lodo a cada instante.

Versifico a mi modo, a contra moda,
este canto sencillo que supura
mi dolor por el hombre, que es ternura,
para ver si en su mente se acomoda.

Va, por ello, mi verso a ras de suelo,
al alcance del pueblo; yo disfruto
entregando a mi gente todo el fruto
que cosecho en el alma con desvelo.

No me habléis de modelos literarios,
de la vana belleza, de disfraces,
de esos mudos poemas incapaces
de emitirnos mensajes solidarios.

No pidáis que cultive tulipanes
en mi tierra, propicia para el trigo;
si, al mirar en mi entorno, soy testigo
de que faltan más peces y más panes.

Y, por eso, yo busco una salida,
una luz de esperanza redentora
que ilumine esta noche sin aurora
y nos vista de fiesta nuestra vida…

viernes, 10 de septiembre de 2010

TARDE TEDIOSA DE ESTÍO (1)

(ESTAMPA ESTIVAL EXTREMEÑA)

Tarde tediosa de estío,
de hastío ardorosa tarde:
cuarenta grados de fiebre
marca el mercurio del aire.

Un sol insolente suda
sobre el pueblo y el paisaje
gotas de invisible lumbre
de un elevado voltaje.

El pueblo duerme su siesta
bajo un bochorno agobiante
como un blanco colmenar
que se quedó sin enjambre.

Calles calladas, sin vida,
por donde no pasa nadie;
sólo el tiempo de puntillas
con su paso inexorable.

De las casas los balcones,
las puertas, los ventanales
son bocas y ojos tapados
con persianas, cortinajes...

Sobre sus lechos echados,
con somnolencias sedantes,
con terapias soporíferas,
yacerán sus habitantes.

En menguante el pensamiento,
pero, en creciente, la carne;
la hoguera de la lujuria
arde en deseos carnales.

Hasta el viento vagabundo
se habrá dormido en un valle
durante el tiempo de siesta
por no enfadar a los árboles.

Tienen los campos resecos
un pardo color cobarde
con caminos que no llevan
a nadie a ninguna parte.

Sobre las amplias planicies,
son los grises encinares
un rebaño amodorrado
que sobre sus pastos pace.

El río, reseca arteria,
sin su corriente de sangre,
ya no es río, es osamenta
de un gigantesco cadáver.

Una flamígera flama
de la ardiente tierra sale
como incoloro sudario
de fina gasa de gases.

En tiempo muerto, la vida
tiene quietud inquietante;
memorias de cementerio
son sus mudas soledades.

Un pueblo quieto, dormido,
de un pueblo muerto es imagen,
es cadáver insepulto
que por tierra yace exangüe.

Despierta ya, pueblo mío,
de tu siesta..., se hace tarde;
levanta ya que el progreso
no espera, sigue adelante.

Llegará agosto y, con él,
tus pródigos emigrantes;
te darán latido y vida
en gran transfusión de sangre.

Tarde tediosa de estío,
de hastío ardorosa tarde;
el viento del valle sube,
baja el mercurio del aire.

(1) Este poema obtuvo el primer premio en un concurso poético de la ciudad de Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

martes, 7 de septiembre de 2010

RÉQUIEM POR UN EMIGRANTE EXTREMEÑO

(Noticia obtenida de la prensa extremeña)

Nació en Extremadura como tantos
de esos miles de grises emigrantes
y huyó de las migajas que sobrantes
como huesos le arrojaban unos cuantos.

A beberse aprendió sus propios llantos
en ciudades distintas y distantes
y a vivir del recuerdo esos instantes
de angustiosos y tristes desencantos.

Se cansó de vivir como un extraño
y humillado habitante de tercera
condenado a vivir su mala suerte...

Recogió su equipaje, el desengaño,
y en su coche voló de tal manera
que, volviendo a su tierra,halló la muerte.

viernes, 3 de septiembre de 2010

NUESTRA VIDA ES UN RÍO

“Nuestras vidas son los ríos
que van a dar a la mar (...)”
Jorge Manrique,
poeta medieval español del siglo XV.

Nuestra vida es un río irrefrenable,
cuya acuática cuna es una fuente
y su agua es el tiempo, su corriente,
con su curso fluvial, inexorable.

En su raudo trayecto, irretornable,
nunca corre hacia atrás, contracorriente;
su destino señala hacia occidente
y su meta es el mar inmensurable.

Ningún muro ni dique ni barrera
le detiene su líquida carrera
a este río de tiempo en su andadura.

Y, aunque alargue o acorte su camino,
siempre es fiel a la fuerza de su sino:
de la fuente hacia el mar, su sepultura.

domingo, 22 de agosto de 2010

OCASO DE UNA VIDA VANA

Ya sin vino de amor dentro del vaso,
sin placer, ni esperanza, ni aliciente...,
se reduce tu vida a recipiente
con tan sólo los posos del fracaso

Ya se apagan las brasas de tu ocaso
y se pone tu sol por el poniente,
ya en su tramo final por la pendiente
en el rumbo a su tumba sin retraso.

Ya se acerca el horario de partida
de tu vida terrena, transitoria,
sin posible demora en la salida.

Quedarán de fanfarrias, de sonajas,
una sombra de hombre por memoria:
sólo escombros, escorias, escurrajas...

LIBRO MENESTRA

Poca pluma y mucho plomo
dan a tu libro tal lastre
que fue tarea de sastre
confeccionar ese tomo
y, aunque intento, no sé cómo
leer libresco desastre.

Presumes de una faceta
sin ser un docto erudito,
lo delata tu delito
de una escritura obsoleta
y, aunque te sientas planeta,
no llegas ni a meteorito.

Prosa prosaica, reacia
a elegancias, galanuras...,
donde se ven las costuras
cosidas sin arte y gracia
de un sastre en total acracia
que no sabe composturas.

Porque el libro que has compuesto
a manera de menestra
a todo el mundo demuestra
que no estabas en tu puesto
y pone de manifiesto
que tu pluma no es maestra...

viernes, 20 de agosto de 2010

CAÍDA LIBRE

Buscaba algún abrazo...y fue de bruces
a caer... en los brazos de un fantoche;
se dejó conducir... a troche y moche,
por tener mucha marcha... y pocas luces.

Por tener poco seso en sus testuces,
abusaron del sexo hasta el derroche:
cochinadas sin frenos en el coche,
sin meter marcha atrás... en tantos cruces.

Nueve meses después..., pagó el peaje
por subir su libido de voltaje
una noche en un coche con un bruto.

Hoy prosigue su erótico rodaje
por burdeles de ambiente disoluto
sin su honor, sin su flor y sin su fruto.

miércoles, 11 de agosto de 2010

IGNORANCIA DISFRAZADA

Presumes de feliz porque es festivo
tu concepto vital y tu postura
y sufragas con creces la factura
por vivir a un nivel superlativo.

Un impulso febril, competitivo
te empuja a competir en compostura,
en consumo banal..., nunca en cultura,
y tus pies ya se salen del estribo.

Por postura social tan triunfalista,
ya no sabes vivir en consonancia
con tu ambiente y te apartas de la pista.

Tal vergüenza produce la ignorancia
que es, por eso, frecuente que se vista
con el traje falaz de la arrogancia.

sábado, 7 de agosto de 2010

A VALDECABALLEROS

A Fernando Calderón y Conchi Luengo,
por su defensa de lo extremeño.

No traiciones tu nombre y apellido;
¡eres "Valle"..., además "de Caballeros"!
consintiendo que emplacen en tus tierras
un rabioso y atómico avispero;
una planta de frutos nucleares
que emponzoñe tus vegas y veneros
y convierta las aguas de tus ríos
en rodantes, fluviales basureros.
Polvorín de furiosa dinamita
donde laten los átomos guerreros
-los protones, neutrones, electrones-
entre acero y cemento prisioneros.
Tú eres valle de paz y no de guerra.
de encinares, de mieses, de corderos...,
de un bucólico ambiente tan opuesto
a un atómico y vil estercolero.
Eres valle de gentes extremeñas
-labradores, pastores, jornaleros...-
que cultivan parcelas de esperanza
con sus recios esfuerzos, con esmero.
Este valle quisieran convertirlo
en un verde tapete, en un tablero
donde echarse una atómica partida
los magnates de luz y de dinero.
Con atómica y eléctrica energía,
su jugada defienden los logreros
y hasta juegan con trampas-amenazas
de subirnos recibos venideros.
Ellos buscan la luz..., pero con sombras
de amenazas, temores muy severos
sin contar en sus cuentas las personas
que no rentan el bolsa ni un entero.
Ellos quieren la luz en sus bolsillos
bajo forma radiante de dinero
y horizontes brillantes de intereses
en sus cuentas redondas como ceros.
Les importa muy poco nuestra vida
porque son empresarios y banqueros
que hipotecan, computan y programan
nuestra humilde existencia en sus ficheros.

Preguntad a Hiroshima y Nagasaki,
caballeros de Val-de-caballeros,
que os informen de atómicas memorias
y os presenten los datos verdaderos...

No se puede vivir bajo amenazas,
en estado angustioso y lastimero,
tal los bueyes capones, cabizbajos
en espera del fin, el matadero;
al continuo temor de algún chispazo,
de un escape imprevisto, traicionero
con su aliento flamígero, "omnicida"
que transforme este valle en un brasero.
No queremos regalo "luminoso",
tan brillante, costoso y lisonjero;
nos lo impide aceptar nuestra modestia
de extremeños tan serios, tan austeros.
No debemos tomar este paquete,
que es un premio más dignos de primeros,
los que están en cabeza de la fila,
no de aquellos que somos los postreros.
Caridad no queremos, sí justicia,
el empleo de ecuánime rasero
en reparto de bienes y de males,
no el injusto mendrugo limosnero;
porque estamos cansados de migajas
de gobiernos centrales, cicateros
que nos dan lo que sobra, la limosna,
lo que otros, más ricos, no quisieron.

No mancilles con átomos tu nombre
tan hermoso, tan noble, tan señero,
que no tenga sonidos de amenazas
ni figure en fatídicos ficheros
y rechaza guerreras resonancias
que recorran ruidosas tal reguero
de una pólvora atómica temida,
pregonando tu infamia al mundo entero.

Que tu valle se torne en cordillera
de protesta que llegue a los "luceros"
con un bosque de brazos que se opongan
a un fatal y nefasto desafuero.
Mi conciencia y mi pluma te acompañan
y te ayudan, tal grano a su granero,
a formar una unánime muralla
que detenga un proyecto tan grosero.
¡No hipoteques tu paz y tu futuro
por posibles mareas de dinero
y haz honor a tu nombre y apellido
que eres "Valle"..., además "de Caballeros"!

MI PARCA COSECHA

A finales de octubre y principios de otoño,
en un pueblo extremeño, yo inicié el primer llanto;
campesina familia con tan sólo un retoño
que creció con ternura, con esmero y encanto.

Aprendí desde niño por los pardos rastrojos
la lección de entereza de la agria agricultura
con dura disciplina de cardos y de abrojos
e inviernos y veranos de extrema dictadura.

Por paterno deseo, me pasé a otro cultivo,
la cultura de espíritu que nos lleva hacia arriba,
no por vana arrogancia ni estéril atractivo,
por docentes fervores e inquietud creativa.

El amor, viento loco, me arrancó de mi tierra
en mis años mociles hacia sitios extraños;
fue tan hondo el desgarro que su herida no cierra
y rezuma añoranzas, angustias, desengaños...

Después de soledades, de ausencias, de zozobras,
de sudores mentales y de esfuerzos prolijos,
mi cosecha es tan parca que son mis pobres obras
unos cuantos de árboles, tres libros y dos hijos.

Yo planté algunos árboles en mi pueblo en consuelo
de sentir más arraigo con sus hondas raíces,
por transplante de plantas de mis pies a otro suelo
cuyo extraño contacto las hacía infelices.

Y sembré en mis tres libros mis más caros recuerdos,
sin afanes de fama, de infecunda arrogancia;
sólo quise apartarlos de garras y de muerdos
del lobo del olvido, que acechaba a distancia.

Unos ojos muy claros y un pelo muy negro
en mi entraña prendieron el impulso paterno;
nuestro férvido amor tuvo sed de futuro
y dos frutos filiales nos dio el seno materno.

En mi tierra adoptiva, trabajo en la docencia,
con una vida austera, sin fiestas y sin fastos;
por un sentido ético, desprecio la apariencia
y, con sal del salario, me sufrago mis gastos.

Por honrado, por noble, por ser un bien nacido,
que sabe dar las gracias a quien le dio su mano,
a la fiel Cataluña me siento agradecido
y a cada hijo de ella lo miro como hermano.

Mas la ingrata distancia me aparta de mi gente,
tal un desierto inhóspito de estériles arenas,
me aleja de mi tierra, me agosta la corriente
de la savia de encina que corre por mis venas.

Con continuas visitas, me sedo las heridas;
con cultivo de versos, mis raíces me riego;
se me gastan las manos de tantas despedidas;
de tanto escribir versos, me estoy quedando ciego.

Me siento insatisfecho de mi escasa cosecha
y, por ello, prosigo mi trabajo a destajo,
con amor, con entrega, sin horario, sin fecha,
porque pasan los años...y no existe un atajo.

Procuro en mi trabajo pagar lo que recibo,
en un justo equilibrio de fiel de la balanza,
mas doy una propina... los versos que os escribo,
de forma generosa, sin cargo ni fianza.

Nada espero de nadie; ni me deben ni debo;
por hombre de provecho, cumplí con mis deberes;
me siento bien pagado con la vida que llevo
y el placer de ser útil a millares de seres.

jueves, 29 de julio de 2010

YA COGIENDO LA AZADA, YA LA PLUMA


"Ya cogiendo la espada, ya la pluma"
Marqués de Santillana, poeta medieval español

Lejos de la gran urbe que me abruma
ya ejercito mi mente, ya mis manos
en mi huerto y mis versos cotidianos
ya cogiendo la azada, ya la pluma.

Porque temo que , en vano , se consumal
a arena del reloj de raudos granos
y mi cuerpo, ya asunto de gusanos,
lo amortaje la muerte con su bruma.

Por efecto de afecto al lar nativo,
yo cultivo en verano la cosecha
de los frutos y versos que os escribo.

Porque el alma se siente insatisfecha
de lo escrito por patrio imperativo,
por si hubiera una sombra de sospecha…

CON EUFÓNICO SEÑUELO (SONETILLO)

Con eufónico señuelo
de esos cantos de sirena,
tanto joven se enajena
que ya no pisa en el suelo.

Ya sólo encuentra consuelo
en ambientes de verbena
con bullanga de cadena
que alteran su cerebelo.

Gran parte de su existencia
se “pasa”… enganchado al cable
por fiel fonodependencia.

Ya es insaciable, insociable
y, en síndrome de abstinencia,
se torna un ser intratable.

martes, 13 de julio de 2010

OFERTORIO LÍRICO A JARAICEJO

Aquí, gratos paisanos,
entrego en patrimonio
mi cosecha de versos
tal lírico ofertorio.
Que os sirva yo deseo
de fiel recordatorio,
de amor a lo extremeño
un impar testimonio.
Comencé esta cosecha
allá en mis años mozos,
tan sobrados de ofensas
y tan faltos de apoyos.
Fueron tiempos de afrentas
que afronté con arrojos,
mas dejaron su rastro
de tristeza en mi rostro.
Unos “jueces” injustos
-¡los acuso de acoso!-
me ensuciaron el alma
con su inquina y encono.
Mas mi amiga la encina
me enseñó a ser estoico:
disciplina , dureza,
sobriedad y amor propio.
De parcelas del alma
quité ortigas y abrojos,
vanas avenas locas
y cardos espinosos.
En mis limpias parcelas,
mi tristeza fue abono
y sirvió para el riego
el sudor de mis poros.
Con mi pluma por reja,
abrí surcos muy hondos;
sembré en ellos los granos
más selectos y orondos.
Yo cuidé mis sembrados,
Dedicándome a fondo
a escardar malas hierbas:
la cizaña, el matojo…
Dediqué tanto tiempo
-horas extras de oro-
por llenarme las trojes
de esperanza y decoro.
Calendarios de luto,
sin sus días de rojo
cuyas hojas caían
tal la fronda en otoño.
Y, en los meses de estío,
entre julio y agosto,
cosechaba mis mieses
con un noble propósito.
Escribir es sembrar
en los surcos del folio
sentimientos, ideas,
lo más íntimo y propio.
Por mi veta de vate,
siempre fui un gran devoto
del cultivo de versos
con un cierto sonrojo.
Con librescos trajines,
yo distraje mis ocios
y , en los meses de mieses,
de las musas fui socio.
Y mis penas en panes
transformé sin reposo,
como el néctar la abeja
en producto meloso.
Los poemas son panes
que el poeta da al prójimo
tal nutricio alimento
de mentales estómagos.
Porque yo amo a mi gente
y por ella me hinojo
y le doy el pan tierno
que me saco del horno.
A mi tierra extremeña,
en mis versos, yo elogio
con lisonjas de un hijo
cuyo pecho es su trono.
Y os afirmo, paisanos,
que escribí por vosotros;
firmo aquí, en Jaraicejo,
veinticinco de agosto.

Wenceslao Mohedas Ramos
Jaraicejo, 25 de agosto, 2009

lunes, 12 de julio de 2010

AFECTIVAS TRANSFERENCIAS

Doy mis versos al pueblo y no le pido
nada a cambio por grata recompensa;
reclamar a quien debo es una ofensa
tan impropia de humano bien nacido.

Miles de horas de oro dilapido
de mi vida tan densa, tan intensa,
tan propensa a los versos en defensa
de mi pueblo extremeño agradecido.

A quien debo esta lírica locura
de verter en mis versos mis querencias,
yo no puedo pasarle la factura.

Me desquito de múltiples ausencias
de mi tierra materna, Extremadura,
enviando afectivas transferencias.

LABORES LÍRICAS

Tal la tenaz y laboriosa hormiga
en vaivén estival por su sendero,
va colmando su pródigo granero
con los grávidos granos de la espiga.

Impasible al calor, a la fatiga
y a la ingrata angostez de su hormiguero,
a su afán se dedica por entero;
el trabajo sus penas le mitiga.

Con afanes afines, a diario,
se consagra el poeta a sus labores,
indolente al reloj y al calendario.

Con sisífico esfuerzo, con sudores,
verso a verso, compone su poemario
aunque no rente en bolsa de valores.

SIN ALTURA LITERARIA

Que no tienen altura literaria
estos versos sembrados a destajo,
los gangosos graznidos de algún grajo
me anunciaron de forma lapidaria.

Que no sigo la moda estrafalaria
de escribir en las nubes... y me bajo
a la altura del pueblo tallibajo
mentalmente de anemia milenaria.

Por conciencia social y por mi cuna,
yo no puedo cantar a la azucena,
a la rosa, a la estrella o a la luna...

Comprended mi postura y mi poética:
¡mi poesía se siente tan terrena
que desprecia la estética por ética!

domingo, 11 de julio de 2010

EMIGRANTE ANTE EL NICHO MATERNO

A la memoria indeleble
de mi querida madre,
Elisa Ramos Rubio.

Ante ti, madre mía, está este fruto
de tu vientre, que viene de visita
a regar sus raíces con la cita
estival y a rendirte su tributo.

Tu indeleble recuerdo va impoluto
por mi sangre -¡tu sangre!- y me concita
a embeberme de ti, madre bendita,
y a lavarme con llanto tanto luto.

Ante el nicho - el altar - de tus despojos,
en solemne silencio, como en misa,
tu unigénito hijo está de hinojos.

Por tu nombre te nombro, madre, ¡Elisa!,
anegados en lágrimas mis ojos
y de penas empapo hasta la brisa...

sábado, 10 de julio de 2010

TERGIVERSAS MIS VERSOS A TU ANTOJO

Tergiversas mis versos a tu antojo,
con borrosas visiones de neblina
porque nubla la envidia tu retina
y te obliga a leerlos de reojo.

Donde yo escribo espiga, lees abrojo;
donde quise la rosa; tú, la espina;
yo te di mi amistad; tú, sólo inquina
y, en mi campo de mies, viste rastrojo.

Tu famélica envidia no se sacia
en su infértil y pérfido servicio ,
tan propicio a la necia suspicacia.

Tu tantálica vida es un suplicio
condenada a continua contumacia
donde no hallas placer ni beneficio.

CON RUMOR BULLANGUERO DE COLMENA

Con rumor bullanguero de colmena
y desgarros de garras de alimañas,
te gangrena y te aguija las entrañas
esa abeja rabiosa de la pena.

Y te alejas de un mundo de verbena
a sufrir soledades ermitañas
y te empeñas en versos y te empañas
con tu propia tristeza y con la ajena.

Tanto esfuerzo infecundo, tanta lucha
con enjambre de penas que te achucha
a sembrar tanto verso dolorido...

¿Para qué?¿Para quién?¡Si nadie escucha!
¿Ganarán con el tiempo algún sentido
o serán sólo asunto del olvido...

viernes, 9 de julio de 2010

EL DESPOTISMO ILETRADO ( SONETILLO )

La masa, que ama la mesa
más que la misa o la musa,
siempre presenta una excusa
para huir de letra impresa.

Por ser de las prisas presa,
ya es tan lasa, tan ilusa
que, por pereza, rehúsa
entrar en libresca empresa.

Vive al consumo sumisa,
envuelta en falaz euforia
que a la lectura es remisa.

Y, en su vital trayectoria,
va tan presa de la prisa
como un borrico de noria.

jueves, 8 de julio de 2010

LA VIDA ES UN MOMENTO

La vida es un momento y siempre en vilo;
el tiempo nos arrastra a la deriva
y siempre el corazón en carne viva,
latiendo con temor, siempre intranquilo.

Y siempre una razón, un leve hilo
nos mantiene por siempre a la ofensiva
mientras dura esta vida fugitiva
que la muerte nos corta con sigilo.

Un momento esla vida...¡Sólo es eso!
Y apunta al cementerio como meta,
como triste final de ese proceso.

y el momento termina y se completa
con retorno a la nada..., sin regreso,
sin dinero, billete ni maleta...

DEPORTE POÉTICO

He venido de nuevo al veraneo
a ejercer ese "vicio" solitario:
componer unos versos de ordinario
por calmarme mis fieras como Orfeo.

Con sus dosis, me sedo mi deseo,
mi pasión literaria -¡mi calvario!-
sin que tengan efecto secundario
ni provoquen insomnio ni mareo.

Es deporte creativo y recreativo
que se juega sentado y de cabeza
y da un tono mental muy reflexivo...

Este juego me da gran agudeza,
me mantiene el espíritu en activo
y me quema reservas de... tristeza.

NEFASTA TECNOCRACIA

Existe una nefasta dictadura
nacida de una fría tecnocracia
que quiere asesinar, con diplomacia,
el amor,la esperanza, la hermosura...

Armada de neutrones, la locura
nos gobierna con turbia tecnocracia
y programa, con sádica eficacia,
convertir el planeta en sepultura.

Artefactos satánicos y hostiles,
abortos de una ciencia sin conciencia
que siembra nuestra Tierra de misiles.

Porque quieren colgarnos la existencia
de los hilos más finos y sutiles:
los hilos del terror y la violencia.

A UN CONSUMISTA

Caminas sin pensar, a trochemoche,
sometido a la esclava servidumbre
que te impone el capricho por costumbre
porque cifras tu dicha en el derroche.

Practicas un consumo sin reproche
que imitas con ingenua mansedumbre
porque aspiras con ello ganar cumbre
en la escala social, triste fantoche.

Vienen corto tu esfuerzo y tu dinero
a tus largas y alegres pretensiones
de placeres y locas diversiones.

Te mueves por impulsos, prisionero
de un afán consumista a manos llenas
y, al moverte, te suenan las cadenas...

A UNA SOLTERONA RICA

Rezumando frialdad por su camisa,
doña Nieves camina de mañana;
la convocan repiques de campana
a los santos asuntos de la misa.

Se ha quedado soltera su sonrisa;
ya su cuerpo no sirve de besana
amorosa y se agosta en la desgana
sin un rayo de amor, sin una brisa...

Yo no sé por qué turbias vanidades
se ha quedado tan pobre su riqueza:
sin salud, sin amor, sin amistades...

Solo sé que ha perdido la cabeza
por internas y umbrosas tempestades
y no encuentra la paz ni cuando reza.

TE MANEJAN COMO A UNA MARIONETA

Te riges por la ley de la veleta
que sólo apunta donde ordena el viento;
no tienes voluntad ni atrevimiento
para elegir con libertad tu meta.

Te manejan como a una marioneta
que obedece fielmente al mandamiento
de la mano que pone en movimiento
su inerte y su indolente silueta.

En humana veleta convertido,
señalas servilmente donde ordena
un viento vagabundo y sin sentido...

Humana marioneta que, en la escena,
repite el mismo gesto que ha aprendido
del payaso de turno que la entrena.

A UN ANCIANO AGRICULTOR EXTREMEÑO

A todos los austeros y sufridos
agricultores extremeños.

La parda geometría del barbecho
tú tienes reflejada en tu semblante
y tu cuerpo, torcido hacia adelante,
hacia el surco final... se va derecho.

Entre miles de surcos, has deshecho
tu vida en un trabajo esclavizante,
entregando sudores cada instante
como el líquido precio a tu provecho.

Un montón de recuerdos arrugados
y una sed de justicia insatisfecha
conservas en el alma por cosecha.

Y te irás de este mundo..., bien pagados
los gastos por tu vida y sus cuidados
y estarás del Buen Dios a la derecha.

(*)Primer premio del certamen extremeño de poesía "Martes Mayor" de Plasencia (Cáceres), 1983.

A UN CORAZÓN EGOÍSTA

Se ha cubierto de grises telarañas
tu oscuro corazón encallecido
y no encuentran calor para su nido
la emoción y el amor en sus entrañas.

Si has cerrado sus puertas, por qué extrañas
que no sientas el mínimo latido
de amoroso aleteo..., sólo el ruido
de un tropel de gusanos y de arañas.

Anidó el egoísmo a su albedrío
en su larga y oscura galería,
cerrada con cerrojo y cerradura.

Sólo existen las sombras y el vacío
y tanta es su frialdad que se diría
que, más que corazón, es sepultura...

miércoles, 7 de julio de 2010

RECUERDOS MATERNOS

Al recuerdo indeleble y vitalicio
de mi querida madre, Elisa Ramos Rubio.

Busco entre tus recuerdos mi alegría,
un fulgor infantil que siempre tuve
cuando niño indolente, cuando anduve
de tu amada presencia en compañía.

Tu recuerdo querido, madre mía,
a las cimas del alma se me sube
y allí siento tu voz que grita "¡Uve!"
como tú me nombrabas cada día.

Aunque busco y rebusco por rincones,
por armarios, por cofres, por cajones...,
encontrar mi alegría no consigo.

Y mi vida, tan manca de ilusiones,
sin maternas ternuras, sin tu abrigo,
me sentencia a carencias de mendigo.

martes, 6 de julio de 2010

EMPUJADOS POR PRISAS

Empujados por prisas tal pringosos papeles
que barrieran los vientos con honor de huracanes
van los hombres mordidos por rabiosos afanes
a buscarse su dicha como raudos lebreles.

Los maneja el consumo como a inertes peleles,
marionetas de carne programadas por planes
a través de unos hilos de invisibles imanes
en el turbio escenario de soberbias babeles.

Van buscando las mieles, los placeres, la nata...
de esta efímera vida de ilusiones falaces
persiguiendo esperanzas de cartón, de hojalata...

Hacia un gran precipicio, sordiciegos y audaces,
precìpitan su vida de fatal catarata
y la noche los traga como estrellas fugaces...

TRAYECTORIA REBAÑEGA

Porque quieren que no haya escapatoria
para el hombre, le ciegan su existencia
con la venda mental de la inconsciencia
como a mula amaestrada de una noria.

Y le marcan su torpe trayectoria
circular, rebañega, sin querencia...
y le sedan con dosis de indolencia,
que no sienta el dolor, sí seudoeuforia.

Con eufónicos sones de tantanes,
promocionan el vicio que nos merma
nuestra talla moral, nuestros afanes.

Quieren que nuestra mente se halle yerma,
sometida al dictado de sus planes
y que el pueblo amodorrado se duerma...

ANTES DE QUE...

Antes de que mi vida poco a poco consuma
esas últimas brasas de su efímera hoguera,
resumiendo en cenizas tanta vana quimera
y se esfume en la nada como pompa de espuma.

Antes de que mi aliento se me funda en la bruma
de esa noche infinita que al humano le espera
más allá del umbral, de esa leve frontera
donde todo termina con el cero por suma.

Antes de que mi sangre pierda el rojo voltaje
y mi cuerpo, ya inerte, sea el grato hospedaje
donde habite a sus anchas un tropel de gusanos.

Yo quisiera entregaros, tal humilde homenaje
este ramo de versos doloridos y humanos
que aboné con mis penas y sembré con mis manos.

RETROPROGRESO ( PROGRESO HACIA ATRÁS )

Contemplad las plusmarcas del progreso
de este simio antropoide que se estima
el ombligo del mundo, la pluscima
de la inerte materia en su proceso.

Con las drogas, el átomo, el sexo...,
nuestro mono actual se autolastima
y su cima se torna en una sima
donde el sida le pudre hasta su beso.

Por temor a microbios y a neutrones
y atraído por cantos de sirenas,
nuestro bípedo humano se evasiona

hacia gratos y edénicos rincones
de regiones idílicas y amenas
donde pierde su talla de persona.

domingo, 4 de julio de 2010

HORAS EXTRAS

Cuántas horas de oro, extraodinarias
dedicadas al lírico cultivo;
calendario de luto, sin festivo,
sin domingo, en labores literarias.

Cuántas horas de ira, solitarias,
de trabajo a destajo, sin recibo,
de sembrarme en los versos, que le escribo
a mi gente en posturas solidarias.

Porque yo amo a mi pueblo, aunque me aparte
y me vaya con lírica a otra parte
a partirme tal pan en mis cuartillas.

Yo prefiero que coma y que se harte
y que el arte se vaya... de puntillas.
¡Por mi pueblo, me doblo de rodillas!

NO ME MUEVEN MOTIVOS MERCANTILES

No me mueven motivos mercantiles
al cultivo de versos..., el dinero
no cotiza en mi vida ni un entero
ni me atraen sus brillos señoriles.

He ganado –os confieso- muchos miles...
de palabras, de ideas... y un reguero
de amistades que me hace placentero
mi camino con temas más sutiles.

No me inquietan cuestiones pecuniarias
cuando siembro cosechas de poesía
en mi horas de oro, extraordinarias.

Porque el verso no es grata mercancía
de vender con ganancias millonarias...
¡No sufraga ni el pan de cada día!

MIS VERSOS

No se engendran mis versos en gris laboratorio;
su materna matriz no es un tubo de ensayo,
tal los fetos deformes de un conejo cobayo
que utiliza la ciencia como chivo expiatorio.

Ni son hijos bastardos de un deseo transitorio
cuando sube el voltaje de la sangre por mayo
y florecen pasiones de ardoroso desmayo
que a los cuerpos impulsan a fugaz desposorio.

Son legítimos hijos del amor más humano
en feliz matrimonio entre idea y sentimiento
cuyo enlace rechaza lo prosaico, lo vano…

Sentimientos e ideas en feraz casamiento
dan a luz estos versos a la luz del verano,
a su modo, sin moda, ni especial tratamiento.

sábado, 3 de julio de 2010

MUNDO BARROCO

Nuestro mundo - ¡ya inmundo! – se abarroca,
se enrevesa y retuerce tal zarcillo;
nos transforma en difícil lo sencillo
y lo puro en impuro nos trastoca.

Nada ocupa su sitio en esta loca
mezcolanza vivaz de mercadillo,
donde todo es febril batiburrillo
y se vende y se compra de bicoca.

Una red de mafiosos mercaderes,
tan expertos peritos en falacia,
nos programa la vida, los placeres...,

Su falaz y funesta plutocracia
manifiesta desprecio hacia los seres
y les cobra por precio la desgracia.

viernes, 2 de julio de 2010

LA VIDA ES UN PROBLEMA MUY SENCILLO (1)

La vida es un problema muy sencillo;
se trata de ir sumando operaciones:
el trabajo, el amor, las diversiones...
y una humilde ración en el bolsillo.

Es preciso que sepas al dedillo
las reglas de sumar..., sin confusiones,
con las cuentas bien claras, sin borrones,
sin mancharte las manos de amarillo...

Nunca sumes primero tus derechos,
ni les restes valor a tus deberes,
ni busques dividendos ni provechos.

Ordena los sumandos y no alteres
el total de los pagos satisfechos,
lo que reste, al final, son tus haberes.

(1)Este soneto ha sido convertido en una canción por el cantautor extremeño Nando Juglar.

jueves, 1 de julio de 2010

LA VIDA ES UN ROSAL ( * )

La vida es un rosal; por cada rosa,
hallarás muchas veces mil espinas
que se ocultan detrás de las cortinas
de su espesa verdura nebulosa.

Y resulta más viva y más hermosa
esa vida -el rosal- si tú te inclinas
sin temor a sus duras disciplinas
y la mimas de forma generosa.

Si le calmas la sed con tus sudores
y le abonas la tierra con tus penas
el rosal te dará rosas mejores.

Del rosal de la vida a manos llenas
cogerás esas rosas de colores
que regaste con sangre de tus venas.

(*)Este soneto y el titulado "La vida es un problema muy sencillo" han sido convertidos en una canción por el cantautor extremeño Nando Juglar.

A UN MATERIALISTA

La vida es algo más que esa materia
que a tus ojos resulta bien visible
y que puedes tocar porque es tangible
su dureza, su forma y su miseria.

Tú piensas que este mundo es una feria
donde todo se compra y es vendible
y tiene como meta irremisible
ser pasto de gusano o de bacteria.

Se te secan tus sueños..., reducidos
por tu dura y angosta inteligencia
que a las sombras los tiene sometidos.

Y miras y no ves... más que apariencia
porque están atrofiados tus sentidos
por la inerte materia sin conciencia.

miércoles, 30 de junio de 2010

A LA VIRGEN DE LOS HITOS ( Ermita de Jaraicejo)

A mi estimada amiga, paisana y vecina,
María González Toro, por su generosa
amistad.

“ Virgen Pura de los Hitos
de Torrejón caminera,
de San Blas eres vecina
y de Jaraicejo , Reina”.
(…)
( Copla popular de Jaraicejo)

Por la recta carretera,
yo voy del pueblo a la ermita
donde la Virgen Bendita
de los Hitos siempre espera.

Con la brisa mañanera
y el alma limpia y contrita,
yo voy ferviente a la cita
Contigo, Virgen señera.

Mi bici, fiel compañera,
mis esfuerzos solicita
y, a ritmo lento, transita
entre encinas con solera.

Una banda carroñera
de buitres negros gravita
con elegancia exquisita
sobre restos de ternera.

Una urraca bullanguera
con grave grito me pita
porque su paz gratuita
un ser extraño le altera.

Con fe sencilla y sincera
de un alma en versos perita,
tal tarjeta de visita,
te ofrezco esta flor austera.

Como abeja colmenera,
la ternura que me habita
a escribir versos me incita
a donarte miel y cera.

Mi tierna emoción romera,
que el tiempo jamás marchita,
te ofrenda esta flor escrita
de mi lírica quimera.


Hoy, la brisa volandera
mis emociones concita
y el recuerdo resucita
de aquella infancia primera.

Con fe infantil y fiestera
de aquella etapa bonita,
Te esperé en la Cruz Chiquita
sobre materna cadera.

Y ya en época mocera
a la sombra de tu ermita,
con su portal por garita,
me alivié mi solanera.

Era el tiempo de la era
cuando el labrador imita
la labor más favorita
de la hormiga temporera.

Siempre del padre a la vera,
siempre a su sombra bendita,
le di mi ayuda expedita
en su labor cosechera.

Hoy, suplicarte quisiera
-ser Madre de Él te acredita-
que el mal del mundo remita
y engendre una nueva era.

De esta vida lastimera,
libéranos, Virgencita,
del odio que el mundo agita
tal violenta ventolera.

Frena esta loca carrera
que al humano precipita
en crueldad tan infinita
donde supera a la fiera.

Detén esta torrentera
de sangre que nos vomita
un terrorismo cainita
que empapa la Tierra entera.

Forja una férrea frontera
a esta vida sibarita
que todo lo supedita
a la dicha más somera.

Ten piedad de esa patera
con gente que nos visita
porque tiene el alma ahíta
de desespero en su espera.

Sacude esa modorrera
en que tanto ser dormita
con tanta droga maldita
de euforia tan lisonjera.

A la sombra de esta higuera,
te prometo, Virgencita
de los Hitos, otra cita
en vacación venidera.

Una mañana cualquiera
de agosto, vendré a tu ermita
para hacerte otra visita
por la recta carretera.



WENCESLAO MOHEDAS RAMOS
JARAICEJO, AGOSTO, 2007

VETO A UN VATE ( SONETILLO )

Yo no te entiendo, poeta,
aun hablando el mismo idioma,
ni sé si en serio o en broma
o escribes bajo receta.

Por tu postura de esteta,
obras tal voraz carcoma
que come el punto, la coma
y hasta el sentido… por dieta.

Si es en broma, ya me abruma
tanta falta de respeto
que por tu pluma rezuma.

Si es en serio, te prometo
que, si no aventas tu bruma,
mi voto es para tu veto.

lunes, 28 de junio de 2010

MÁS HOMBRÍA

Por encima del hombro, va la hombría,
en la corva oquedad de la cabeza,
no en los bajos del vientre, en esa pieza
que nos cuelga en la zona más umbría.

No se mide la humana varonía
por razones de forma o de firmeza
de un pingajo que pende con pereza
y "se apene" y se encoja cada día.

No hay razones de sexo ni argumento
que confirme con firme fundamento
predominio del fálico "penacho".

Es más hombre quien tiene más talento,
quien se empapa en saberes sin empacho
y mantiene en su mente un buen despacho.

TE HAS GASTADO TU TIEMPO TONTAMENTE

Te has gastado tu tiempo sin un fin, tontamente,
consumiendo las horas de tu efímera vida,
tal beodo embebido en sorber su bebida
que no cuenta las copas porque ya no las siente.

Has vivido de espaldas al destino, indolente
al sentido del hombre, sin altura debida,
sólo atento al instinto de tu arcilla podrida
y a los vicios de moda que te impuso el ambiente.

Un voraz apetito de primarios placeres
ha prestado a tu cuerpo los mejores servicios,
olvidando del alma los más nobles deberes.

Y ahora llega la hora de pagar la factura
por tu vida empapada de placeres y vicios
con diarias monedas de dolor y amargura...

CORAZÓN CADUCADO

Entre pecho y espalda, prisionero,
tu corazón sin nadie, desolado,
con desgana ya late en tu costado
con un lento latido lastimero...

Sin calor amoroso, bajo cero,
ya contiene un producto caducado
porque el vino de amor ya avinagrado
ha perdido su gusto placentero.

Por la falta de tiernos tratamientos,
sin amor, emociones, sentimientos...,
ya se encuentra invadido de egoísmo.

Sólo cumple el prosaico mecanismo
de un motor que se mueve por sí mismo
sometido a primarios mandamientos.

"CARPE VITAM" ( Aprovecha la vida )

No seas mezquina, mujer,
y dale al hombre, tu hermano,
tu cuerpo joven, lozano...
para que goce a placer.

Para el hombre debe ser
manjar de primera mano
antes de que el gran tirano,
el tiempo, lo eche a perder.

Tan potente es su poder
que convierte en polvo vano
lo que fue un cuerpo galano
y el sacro altar del querer.

Ahora que estás de buen ver,
no pierdas tu vida en vano;
mira que el tiempo liviano
nos cobra siempre alquiler.

Ten sentido del deber
porque no es de buen cristriano
negarle amor a un hermano
del que tanto ha menester.

Dios te dio tu bello ser
y te puso en primer plano
para que el género humano
pudiera amarse... y crecer.

Es tu edad de merecer
pues, más tarde o más temprano,
será un festín del gusano
la que fue mujer ayer...

Jaraicejo, agosto, 2009

COMO UN EXTRAÑO

Me he sentido otra vez como un extraño
entre gratos amigos de mi infancia
porque el tiempo, en su eterna itinerancia,
nos arrastra y distancia cada año.

He querido acercarme... Tanto daño
me produce su ingrata intolerancia,
su indolente postura, su arrogancia
que ya intento imitar al ermitaño.

Con mis libros, mis versos..., me libero
de cainitas y estériles rencillas,
de su falsa amistad,¡un avispero!

Más ameno es sembrar sobre cuartillas
todo el grano que atrojo en mi granero
y meter su "amistad" entre comillas...

NO PIDÁIS QUE CULTIVE OLOROSOS JAZMINES

Todo el tiempo ganado a la noche y al ocio,
un tesoro de días, de semanas, de meses...,
en cosecha de versos sin cobrar intereses
doy a fondo perdido... ¡Qué ruinoso negocio!

Me consagro a mis versos en un fiel sacerdocio
que renuncia a placeres y soporta reveses,
soledades, silencios..., tal los serios cipreses,
y conversos con muertos..., de sus libros soy socio.

Yo desprecio el dinero... Preferí ser poeta.
No me gusta este valle de rabiosos caínes
cuya cruenta quijada se tornó en metralleta.

¡No pidáis que cultive olorosos jazmines!
Huele a humo y a muerte... ¡Se nos muere el planeta
por plantar arsenales donde había jardines!...

domingo, 27 de junio de 2010

COSECHA LÍRICA

Almacena del alma en el granero
tus mejores semillas. No prosigas
sementeras de versos. Para espigas
no es propicio este tiempo bullanguero.

Está el campo en estado lastimero
con retamas, con cardos, con ortigas...
y, si siembras, tan sólo las hormigas
colmarán con tu esfuerzo su granero.

No malverses en surcos de tus versos
tu menguada cosecha de esperanzas,
cultivando unos campos tan adversos.

Ya no es época de líricas labranzas
porque están los humanos tan inmersos
en prosaicos placeres y en pitanzas.

MUSA INSUMISA

Con mi musa, a las modas insumisa
y raíz popular y vuelo raso,
yo compongo mis versos y os los paso
sin ropajes vistosos, en camisa.

Yo renuncio a la rosa y a la risa
y al rubor de las brasas del ocaso
y a las gélidas cumbres del Parnaso
y al balsámico canto de la brisa...

Cuando escribo a mi gente, a los de abajo,
nunca visto a mis versos de etiqueta
porque van a su tajo, a su destajo...

No precisan corbata ni chaqueta,
sí un traje de trajín para el trabajo
de quitar de las caras la careta.

sábado, 26 de junio de 2010

ME MARQUÉ CON LA HOZ HACIENDO UN HAZ (1)

A la memoria indeleble y vitalicia
de mi padre, Isidro Mohedas Márquez,
un san Isidro labrador extremeño.


Me marqué con la hoz haciendo un haz
en mi tierra, un verano muy atroz
en que fui campesino muy precoz
a la sombra de un padre muy tenaz.

He vivido con todos siempre en paz
y, conmigo, en combate muy feroz
y, aunque a veces me dieron una coz,
el dolor fue mi abono más feraz.

Si yo di alguna voz más de una vez,
fue en defensa febril de mi raíz,
hondamente extremeña a toda luz.

En un mundo más negro que la pez,
no busqué falazmente ser feliz
por no hacer competencia al avestruz.

(1)Este soneto, junto con otros seis, obtuvo
el primer premio en un certamen poético
del barrio de Horta-Guinardó de Barcelona

PASEO SENTIMENTAL POR JARAICEJO

A mi querida tía Carmen Ramos Rubio

He tornado de nuevo este verano,
tal al nido leñoso la cigüeña,
a pasar mis estivas vacaciones
en contacto materno con mi tierra,
al reencuentro efusivo con mi gente,
con mi casa y las cosas que me quedan
en mi pueblo nativo, Jaraicejo,
donde tuvo su cuna mi existencia,
donde siguen muy firmes mis raíces
aferradas con fuerza a su parcela
por los lazos feraces de la sangre,
que se agarran tal verde enredadera.

He venido otra vez este verano,
como fiel golondrina blanquinegra,
a cumplir con un ético mandato
con fervor religioso de promesa,
a embeberme de savias de la encina,
a sacarme la espina de la ausencia
y sedarme su herida con el tiempo
de esta grata visita veraniega.

Una brisa de viejas emociones
me recorre por dentro, por la médula
y despierta dormidas añoranzas
de otros días felices, de otras épocas,
cuando entro en mi pueblo despoblado,
con sus casas y calles tan desiertas,
donde nada se mueve..., sólo el viento
transportando papeles y hojas secas...

Una tarde, de manos del recuerdo,
decidí recorrerme sus callejas
y sus calles calladas, solitarias,
sus rincones, su plaza con su iglesia.
Estos sitios sirvieron de escenario
de mis pasos primeros, de mis tiernas
correrías e ingenuas travesuras
y conservan mis ecos y mis huellas.
De estas calles, rincones y lugares
yo conservo en el alma una leyenda
con fragancias felices de la infancia
que, en mi ausencia, me sirven de anestesia.

Comencé por mi casa el recorrido,
epicentro crucial de mis vivencias,
santuario de mi vida peregrina
y la estrella polar de mi existencia;
dilatada, robusta, hospitalaria...,
una casa de pies hasta cabeza,
con ternuras internas de una madre
y durezas externas en sus piedras,
con dos plantas de pétreas paredes
y su patio y su pozo y sus macetas...,
con el toldo esmeralda de sus parras
y las frescas fragancias de su huerta.
Todo cabe en el seno de esta casa:
los sillones de mimbre de la abuela,
las bordadas labores de mi madre,
de mi padre las férreas herramientas;
como piezas preciadas de un museo,
con esmero protejo de las huellas
polvorientas del tiempo que las viste
de herrumbrosas y pardas vestimentas.

Aquí al lado, se erige el edificio,
tan apuesto y tan sobrio de la escuela
donde fui tan amigo de los libros
e inicié mis amores con las letras
y jugué con peonzas, con bolindres,
con estampas, con chapas de botella,
con pelotas de trapo, con botones
y juguetes de corcho o de madera...
-Agradezco , maestros, vuestro esfuerzo,
vuestro ejemplo de entrega y de paciencia;
me sembrasteis semillas culturales
y me hicisteis mi trizas la pereza-.

Como un río sin aguas, con asfalto,
aquí enfrente, la antigua carretera
es la arteria más amplia y transitada
que recorre la sangre más diversa.
Más allá, es El Calvario, donde tuve
mi pasión... amorosa, la primera,
con corona de espinas amorosas
y primeros pinitos de poeta.

Más al sur, El Ejido, que es mi barrio
y también escenario de las eras
en los meses de mieses, de la trilla
y la brega febril de la cosecha.
La mareas primarias de la hormiga
el humano emulaba en sus tareas
en continuo trasiego hacia las trojes;
sobre bestias o carros, las fanegas.
Qué lecciones de agrarias disciplinas
aprendí desde niño entre durezas
y arañazos de cardos y de abrojos
en las arduas labores veraniegas.
-Siempre estuve a tu lado, padre mío,
a tu sombra querida, tan señera,
para echarte una mano solidaria
que sirviera de alivio a tus faenas-.
Yo regué, con mi sangre y mis sudores,
la reseca epidermis de mi tierra
a manera de rústico bautizo
que, por vida, me ataba a su querencia.
Al frescor de las horas vespertinas,
comenzaba el ardor de las contiendas
de los bélicos juegos infantiles
con fragor de batallas bullangueras...
Ya no se hacen hacinas con los haces,
ni se trillan las mieses en las eras,
ni se entablan batallas infantiles
sobre alfombras de paja volandera.
Ya El Ejido, de estériles hierbajos,
se recubre tal parda vestimenta
que le teje la araña del olvido
por cubrir sus desidias y miserias.

Allí abajo, hacia el sur, el camposanto
con cenceños cipreses centinelas
que vigilan en fila a nuestros muertos,
en su puesto de guardia, siempre alertas.
Aquí tengo enterrado mi pasado,
media vida..., me queda la otra media,
y a mis seres queridos, ¡padres míos!,
cuya imagen mantengo en reverencia.

Esa calle tan larga y empinada,
cuya cuesta nos cuesta recorrerla,
es la Calle Trujillo, que conduce
hacia el centro, la plaza, casi recta.
A su izquierda, se ve Camino Viejo,
con sentido contrario, tan gemela;
por aquélla, suben vida y alegría;
por ésta, va la muerte y la tristeza;
es la calle de último paseo,
que nos dan con el traje de madera,
nuestra casa es el punto de partida
y llegada hasta el nicho como meta...

Un inmenso rectángulo es la plaza,
corazón al que llegan cuatro arterias,
con su rollo de villa como fuente
en el centro, con taza berroqueña.
Primigénita célula del pueblo,
es la zona más noble y solariega,
con su casa obispal, su ayuntamiento,
el castillo y la iglesia gigantesca.
El granito, la piedra y el ladrillo
fraternizan en formas de la iglesia,
de robustas paredes centenarias
que le dan sensación de fortaleza.
Con su cara al poniente, la fachada
principal se presenta tan soberbia
con dos arcos gemelos en su pórtico
que, en rotunda columna, se sustentan.
Ventanales, escudos, hornacinas,
rosetón, balaustradas... la ornamentan
y le aportan un porte portentoso
de una sobria esbeltez y de nobleza.
Al costado derecho, existe un arco,
coronado en su cumbre con almenas,
y una esbelta y secreta galería
comunica la iglesia con viviendas;
son dos altos, robustos pasadizos
que sirvieron de paso y de defensa
de preclaros prelados religiosos
en su etapa de estancias veraniegas.
Esta arcada era puerta principal
y la entrada más bella y más directa
a la plaza, de forma controlada
por vigías en épocas pretéritas.
Con frontón y columnas adosadas,
existió entre los arcos otra puerta,
que se encuentra cerrada a cal y canto
por el “corpore insepulto” de una reina.
A la espalda del templo, hay otra entrada
con frontón y columnas berroqueñas
y los restos ruinosos de un convento
y, más tarde, casona solariega.
Era el templo un poblado microzoo
con palomas, murciélagos, cigüeñas,
con lechuzas, vencejos, golondrinas
y las fúnebres chovas vocingleras.
¡Qué revuelo de aves en bandada,
despegando de aleros y de grietas;
qué alboroto volátil de pitidos
de sus picos, tal cánticos de guerra!
Escuadrillas rasantes de vencejos
de acrobacias tan raudas y guerreras
y, en versátiles vuelos, los murciélagos
de ultrafino radar en sus orejas;
escuadrones siniestros de la muerte
que a sus presas cazaban por sorpresa:
mariposas, moscones y mosquitos,
en cruzadas nocturnas y violentas.
Un ejército de bélicos muchachos,
pertrechados de palos y de piedras
disparaba sus rudos proyectiles
a las fuerzas aéreas, siniestras.
Esta tarde, la plaza está vacía,
sin los niños, sin aves bullangueras;
un silencio mortal, de cementerio,
tal sudario, la cubre de tristeza.
-Una noche de invierno muy oscura,
en la plaza y en fiestas navideñas,
una bella pastora, junto al templo,
aceptó ser mi esposa y compañera...-

Ya me encuentro en la calle más antigua,
la hipotética arteria primigenia,
con sus casas vetustas, seculares,
cuyo nombre es la Calle Talavera..
Una casa de éstas fue la cuna
-la de escudo con águila bicéfala-
de la ilustre beata María Luisa
de Carvajal, poeta y misionera.

Más arriba, se hallaba... el Santo Cristo,
atalaya de fábrica mudéjar,
donde puso sus pies el “Santo Oficio”
para hacer sus faenas tan funestas...
Gigantesco templete de ladrillos,
con sus arcos y su esbelta silueta,
vigilaba los hondos horizontes
sobre el lomo rojizo de La Mesa.
Pero el tiempo fue juez de su pasado
y dictó fatalmente su sentencia:
una pena de muerte tan rotunda
que ni existe señal de su existencia...

Más allá de la plaza, el otro barrio,
la mitad, más o menos, La Ribera,
con callejas angostas y empinadas
por hallarse de un valle en la ladera.
Este barrio ha perdido tanta sangre,
la más joven, fecunda, aventurera,
que los turbios suburbios de las urbes
absorbieron tal viles sanguijuelas.
Sólo ancianas de luto se divisan
en sus calles, sentadas a las puertas,
fabricando sus flores de colores,
de los níveos manteles en la tela.
¡Ay, me duelen tan hondo estas ancianas
solitarias, con negras vestimentas,
que anestesian, bordando esos manteles,
el dolor espinoso de la espera...!

Aquí acabo extenuado el recorrido
de mi pueblo por calles y callejas,
con el alma empapada de emociones,
con raíces más firmes y más frescas.

Otro agosto, he llegado, pueblo mío,
a mi cita filial y veraniega
para estar en tu grata compañía
y escribirte unos versos como ofrenda;
a pasar con tus hijos, mis hermanos,
vacaciones festivas, placenteras,
a regarnos recíprocos recuerdos
y lavarnos del alma las tristezas.
He acudido a encontrar en tu regazo
una paz y una dicha verdaderas
para el alma cansada de distancias,
de sentirse en la ausencia forastera,
a buscar una prenda, la alegría,
que perdí no sé dónde con certeza,
pero debe de estar por los cajones
de un armario, de un cofre, de una mesa...
Y, por ser nuestras Fiestas del Rosario,
he vestido el balcón con la bandera
y he compuesto estos versos con ternura
por sentirme hijo tuyo y tu poeta.


JARAICEJO, AGOSTO, 1997

A NADIE NADA LE DEBO

A nadie nada le debo
porque os doy más que me dan;
con mi sudor pago el pan,
el grato vino que bebo
y el total de mi albarán.

Con sobriedad, sobrellevo
mi vida en lírico afán
y sigo mi propio plan,
buscando un camino nuevo
sin temor al qué dirán.

Entre trabas, yo me atrevo
a escribir versos que van
del corazón de este adán
al pueblo que siempre llevo
conmigo tal talismán.

A las nubes, no me elevo
porque no soy un donjuán,
ni hago galas de galán,
mas siento efecto placebo
de mi alma en el desván.

Si alguna vez me sublevo
por patadas de un patán
por no ser clon de su clan,
con mis versos le repruebo
su condición de alacrán.

Y, sin pausa y sin relevo,
mi loco y lírico afán
me arrastra tal huracán
a escribir cuando compruebo
en mi entorno algún desmán…

Jaraicejo, agosto, 2009

FÁBULA REBAÑEGA

" Había una vez
un lobito bueno
al que maltrataban
todos los corderos"

José Agustín Goytisolo.
poeta español.


Por salirme del rebaño
a buscar mis propias sendas
para hallar nuevos parajes
sin hollar y sin malezas,
un terreno placentero
de praderas más amenas
regadas por claros ríos
tal sus fértiles arterias
y alejarme del redil
de la masa rebañega,
los pastores lugareños
me tildan de oveja negra,
una oveja descarriada
que bala en versos sus quejas
que ya el rebaño no escucha
por congénita sordera.

Del hatajo amodorrado
me aparto por diferencias
en el sentir, el balar
y el pensar con la cabeza.
Los hatos van cabizbajos,
mirando sólo la hierba
por lograr buenos bocados
y sólo en su pienso piensan;
una vez plena su panza,
borreguilmente se alegran,
balan, brincan, se solazan…
para espantarse sus penas.
Conducido por pastores,
el rebaño pastorea
los pastos de la campiña
bajo vigilancia férrea,
ayudados por mastines
dispuestos a usar la fuerza
si alguna res del redil
se va lejos de la cerca.

Yo prefiero ir cabizalto
por mirar a las estrellas
a ver si, en mi oscura noche,
alguna de ellas me orienta
y hallo senderos no hollados
que me lleven a otras tierras
de nuevos pastos que alivien
las milenarias anemias.
Renuncio a rancias costumbres,
avinagradas, acedas,
tan reacias al progreso
por mirar hacia otras épocas;
nos llevan a un conformismo
castrante, de complacencia
y nos dan humos… sin llama
que anubarran las conciencias.
A esas rutas rutinarias,
marcadas por tantas huellas
de gregarias transhumancias,
prefiero angostas veredas
para subir a las cumbres
entre frondosa arboleda
y así balar con altura
de miras…, desde las peñas
y, allí, poder meditar
bajo alguna sombra fresca,
entre balsámicas brisas
que mi mente me despejan;
en soledad absoluta,
me voy poblando de ideas
con que compongo balidos
bajo forma de poemas.

Mas al lanudo tropel
parece que le molesta
que yo dedique mis ocios
al cultivo de las letras.
Piensa que soy peligroso
por esta afición perversa
de escribir versos adversos
a tradiciones señeras,
de cultivar la cultura,
que enriquece la existencia
y ensancha los horizontes
más allá de la materia,
de sembrar mis inquietudes
en las límpidas parcelas
del papel por despertar
tantas dormidas conciencias
y pretender redimir
de culturales carencias
a convecinos congéneres
con una actitud fraterna
y dejar, en testimonio
de amor, mi herencia libresca
por si sirviera a mi gente
de benéfica receta.


A tanto amor sin desmayo,
a tanta cordial querencia,
a tantos nobles afanes,
a tanta lírica siembra,
responden con actitudes
de una indolencia chulesca
y con balidos de infamia
por indigna recompensa.

Tengo en las trojes del alma
almacenada una ubérrima
cosecha de desengaños,
desprecios, maledicencias…
Un tribunal pastoril
me ha condenado a la pena
de distancia y de silencio
en severa cuarentena;
teme que exista un contagio
de mi lírica demencia
y toda la prole ovina
sufra una funesta histeria
y despierte de sopores,
seculares, de su siesta
tras siglos de “pan y circo”
en una nefasta fiesta.

Por salirme del rebaño
a buscar mis propias sendas,
aunque les doy blanca leche,
me tildan de oveja negra.


Jaraicejo, agosto, 2008

MALDITA SEA LA BOCA QUE DIFAMA

Maldita sea la boca que difama
con su pérfida lengua viperina
y emponzoña una honra cristalina
con la baba viscosa que derrama.

Por perfidia satánica, programa
mancillar con negror de tinta china
en perversa función luciferina
la blancura y pureza de una fama.

Es de un ser sin talento y sin talante
esa boca que corta tal cuchilla
el derecho al honor de un semejante.

Tan experto perito es en rencilla
y ha llegado a tal grado degradante
que su estéril tarea es de polilla...

SOLEDAD SOLIDARIA

Yo esperaba el laurel, pero fue el cardo
lo que obtuve del lírico cultivo,
ingrato premio del solar nativo
por tributo a su tribu de este bardo.

Nunca supe el porqué de este bastardo
tratamiento de acoso y de derribo
si pagué con amor, en afectivo
y me sirven mis libros de resguardo.

Por sentirme distinto, estoy distante
de ese modo de vida tan gregario,
un redil de rutinas tan castrante.

No me importan mi cruz ni mi calvario
porque el verso me sirve de sedante
y me siento, aunque solo, solidario.

NOCTÍVAGOS

Van de noche, en jauría, tal los lobos
por impulsos primarios de insensatos,
sometidos a etílicos mandatos
a beberse sus babas como bobos.

De soberbia ya inflados como globos.
por cegatos mentales, mentichatos ;
sólo buscan “ pasarse” … buenos ratos
en estratos mentales de bonobos.

Con abusos de vasos y de besos,
se fabrican sus falsos paraísos
donde adoptan posturas de posesos.

A sus modas sin modos tan sumisos
que, en sus rostros, ya hay rastros bien impresos
de una vida que toma malos visos.

UNDÉCIMO MANDAMIENTO

Por cumplir con un sacro imperativo
que me impulsa al solar de nacimiento,
como undécimo y nuevo mandamiento,
con ternura retorno al lar nativo.

Allí encuentro ese caldo de cultivo
tan propicio al recuerdo, al sentimiento...
y allí sedo el dolor, el desaliento
de habitar en la ausencia tal cautivo.

Con el alma a destajo, insatisfecha,
en mi patrio terruño, cada día,
me dedico a mi lírica cosecha.

Mas no sé si mi esfuerzo y mi porfía
a mis gentes les vale y aprovecha,
si merece la pena... o la alegría.