..................

lunes, 30 de noviembre de 2015

¿POR QUÉ CANTAS?

  ¿Por qué emites tu canto dolorido,
corazón resignado a ser cigarra,
si esta vida de ruido y de chatarra
lo condena a ser pasto del olvido?

  ¿Por qué cantas si el hombre, ensordecido,
ya no escucha tu canto; se anubarra
su sentido auditivo y se desgarra
entra tanta chatarra y su chirrido?

   Sordiciego va el hombre tras la brisa
de un insano consumo que devora
su esperanza, su paz  y su sonrisa.

   Ya no es tiempo de cantos, ya no es hora.
Es de noche y el hombre va deprisa
tras la amena materia seductora...

sábado, 26 de septiembre de 2015

A MI PUEBLO NATAL

                    (Jaraicejo)
   Te llevo en mi memoria tan presente,
pueblecito extremeño en que he nacido
y tu nombre señero tan querido,
Jaraicejo, conservo tras mi frente.

   Con fervor religioso de un creyente,
por tu nombre, yo estoy comprometido
porque quiero que seas reconocido
en otras tierras y por otra gente...

   Yo defiendo, a mi lírica manera,
con mi pluma leal, tu trayectoria
y tu nombre sonoro por bandera.

    En mi firme postura laudatoria,
este vate (1) combate esa agorera
predicción de tu muerte perentoria.

(1) Vate: poeta.

miércoles, 1 de julio de 2015

UNDÉCIMO MANDAMIENTO

Por cumplir con un sacro imperativo
que me impulsa al solar de nacimiento,
como undécimo y nuevo mandamiento,
con ternura retorno al lar nativo.

Allí encuentro ese caldo de cultivo
tan propicio al recuerdo, al sentimiento...
y allí sedo el dolor, el desaliento
de habitar en la ausencia tal cautivo.

Con el alma a destajo, insatisfecha,
en mi patrio terruño, cada día,
me dedico a mi lírica cosecha.

Mas no sé si mi esfuerzo y mi porfía
a mis gentes les vale y aprovecha,
si merece la pena... o la alegría.

martes, 2 de junio de 2015

MIS VERSOS

   No son rojos ni azules ni amarillos...
estos versos dolientes que yo escribo,
son humanos latidos de un ser vivo
que sus penas convierte en estribillos.

   No es extraño que tengan rojos brillos
si, en mis rojas entrañas, los concibo
y los riego con sangre y los cultivo
para seres humildes y sencillos.

   No defiendo colores ni partidos
porque escribo tan solo lo que siento
y pongo en ello todos mis sentidos,

   Mi corazón defiende un sentimiento
de amor por humillados y oprimidos
y, a la izquierda, se inclina descontento...

viernes, 22 de mayo de 2015

EXTREMADURA EN LA DISTANCIA

   Si no avienta mis venas aquel viento
de mi tierra materna, se marchita
mi menguada esperanza y me palpita
tan lento el corazón que no lo siento.

  Si resido en la ausencia, el pensamiento
de una forma fugaz y fortuita
se transforma en paloma y la visita
para hallar un alivio al sufrimiento.

   Transformado en paloma trashumante,
necesita escaparse hacia su encina
cuya brisa le sirve de sedante.

   No soporta la urbana disciplina
de una vida servil y enajenante
perfumada de olor a gasolina...

sábado, 16 de mayo de 2015

LA PERSONA HUMANA

   El amor, el trabajo, la comida...
y cruzarse de brazos y de mente
y dejarse arrastrar por la corriente
de las turbias cloacas de la vida.

   Y quedarse en arcilla anochecida
sin la luz de una aurora tras tu frente,
reducido a ser sombra, ser simiente
de la nada en persona no cumplida.

   No se cumple la hombría en la persona
de ese humano amasijo que corona
con sombrero de sombras su cabeza,

   si , en sus toscos instintos, se apoltrona
y borracho de sí, de su "grandeza",
no cultiva su dual naturaleza...

  

domingo, 10 de mayo de 2015

ME DUELE EN LO HUMANO

   Me duele en lo humano ver a tantos seres
sumisos a modas que llaman "modernas";
se creen vanguardistas por cosas externas:
pulseras, pendientes... igual que mujeres.

   Cultivan el vicio, los vanos placeres;
descuidan del alma las prendas internas,
retornan a tiempos de oscuras cavernas
y apáticos "pasan" , pisando deberes.

   Esclavos por dentro por necia ceguera,
avanzan a ciegas, sombríos , tenaces,
siguiendo a la moda, su fiel consejera.

   Tan ciegos caminan que son incapaces
de ver en la moda la falsa quimera
que viste el vacío con raros disfraces.

viernes, 8 de mayo de 2015

A UN EMIGRANTE EXTREMEÑO DESARRAIGADO


Estás como cumpliendo una sentencia
por delitos que nunca has cometido,
condenado a un destierro dolorido
que ha vestido de luto tu existencia.

El tiempo te borró de la conciencia
las huellas de un pasado ya perdido;
te apagó tus recuerdos el olvido
y te heló el corazón la fría ausencia.

Yo no sé qué violenta ventolera
te arrastró de tu tierra brutalemente
como a ingrávida hojilla volandera.

Sólo sé que te pudres lentamente,
sin raíces, sin patria y sin bandera
porque estás transplantado en otro ambiente.

viernes, 27 de marzo de 2015

INCONFORMISTA

          ( Dedicado a todos mis
             estimados  alumnos )
  
   No me siento conforme en ese abismo
tan sombrío, tan triste, tan estrecho,
de esa vida de barro satisfecho
donde crece el estéril conformismo.

   Voy sembrando semillas de idealismo
en la blanca llanura de barbecho
para ver si sirviera de provecho
esta siembra de inquieto inconformismo.

  No se puede vivir gusanamente
con el alma enterrada en la basura
sin ninguna inquietud, indiferente;

  porque, entonces, el hombre pierde altura
si le falta esta fuerza permanente
que lo eleva del barro a la hermosura...

viernes, 20 de marzo de 2015

LOS PASOTAS

   Duermen en su apatía satisfechos
por tener la pereza por oficio;
desprecian la virtud porque es el vicio
más rentable en placeres y provechos.

   Por torcidos, reclaman sus derechos
sin deberes a cambio. En el perjuicio
de su prójimo, obtienen beneficio.
Cuando "pasan"..., nos dejan sus desechos.

   Cansados de un descanso tan vacío
y tan lleno de ruidos , de aparatos...,
con que alivian las horas de su hastío,

   sólo quieren pasar... sus buenos ratos,
sin ningún compromiso, a su albedrío,
mas se aburren por burros mentichatos...

viernes, 13 de marzo de 2015

EXTREMADURA HERIDA

(Es un poema preautonómico, ya antiguo,
de mi primer libro, "Despierta, Extremadura,
de tu sueño", pero con cierta vigencia por
la actual  emigración de la juventud extremeña...)

Está mi tierra herida y clama urgencia
porque pierde la sangre por su herida
y no hay gobierno-médico que impida
que derrame un gran chorro con violencia.

   Yo reclamo algún invento de la ciencia
para mi humilde tierra malherida
por un cáncer social, regionicida
que la va desangrando sin clemencia.

  ¡Gobierno centralistas, limosneros,
mi tierra no precisa transfusiones
para curar su anemia y su sangría!...

   ¡Precisa lo que es suyo; los obreros
que emigraron..., sus amplias extensiones
de tierra cultivable y su energía!

viernes, 6 de marzo de 2015

MIS LÍRICAS LABORES

Cuántas horas de líricas labores
sin fijarme un horario ni una fecha
en trabajo a destajo por la brecha
de los surcos del verso, entre sudores.

Con semillas y abonos superiores,
de su siembra ya el alma satisfecha,
mas halló , en desencanto, por cosecha
amarguras, pesares, sinsabores...

Yo no sé si la culpa fue del suelo,
por carencias de sales, por dureza
o escaseces acuáticas del cielo...

Tal vez fuera la causa mi torpeza,
pero sé que sentí gran desconsuelo
y el porqué no me cabe en la cabeza...

miércoles, 7 de enero de 2015

SE ME DESPUEBLA MI PUEBLO


Se me despuebla mi pueblo,
se desangra a goterones
por un incurable cáncer
que sus entrañas carcome.
Un traje gris, de cemento
le han puesto porque no note
sus laceradas heridas
y un buen aspecto recobre.
Padece una enorme anemia
de gente por migraciones
y apenas se nota vida
por falta de pulsaciones.
Por las venas de sus calles,
gotea, pero no corre,
la vida humana arrugada
con canas y pasos torpes.
Un mal viento huracanado
se llevó risas y voces:
las viejas al camposanto
y, a tierra extraña, las jóvenes;
desgarró ramas, raíces
y hasta los más tiernos brotes
de los troncos familiares
más débiles y más pobres.
Borró sendas y caminos,
cerró puertas y balcones
y anubarró la alegría
con negruzcos nubarrones.
Pasa el tiempo de puntillas
por mi pueblo, sin un norte,
sin apenas dejar huellas
de su paso monocorde;
cuando pasó por la plaza,
dejó al reloj de la torre
paradas sus manecillas
en unas trágicas doce.
Sin esperanzas en presente,
sin luz en el horizonte
que anuncie una nueva aurora
después de una inmensa noche,
mi gente sordicegada
vive indolente y conforme,
de espaldas a la tragedia
de un pueblo que se corrompe
en el fondo de un abismo
sin inquietud, sin resortes
para salir por sus fuerzas
al nivel que corresponde.
Por tercas desconfianzas,
mis gentes siempre se oponen
a toda opinión ajena
si no es con la suya acorde;
nunca aplauden los progresos
del vecino, sus valores
y, por embriaguez de orgullo,
jamás su error reconocen.
En vez de buscar unidos
de tanto mal las razones
y trabajar en enjambre
para encontrar soluciones,
en su corazón cosechan
envidias, odios, rencores…
que almacenan en el alma
en frias y turbias trojes.
Pagando estamos facturas
antiguas, rancios errores
de voluntades ajenas
que ocultaron horizontes
y sembraron conformismos,
pena, incultura, temores…
para reunir un rebaño
corderamente uniforme,
siempre sumiso a costumbres
rutinarias, va por donde
le marcó un amplio camino
algún personaje innoble.
¿A quién dirigir los gritos
de alerta si ya no te oyen
y, si te oyeran, no escuchan
tus desgarradas razones?
Prefieren seguir su siesta
de amodorrantes sopores,
con sus perezas mentales
idóneas para otros sones.
¿Cómo sembrar las semillas
-las ideas e ilusiones-
en tierra estéril, reseca
para que allí se malogren
y pierdas simiente, tiempo,
abono, fuerzas, sudores
y cojas como cosechas
amarguras, desazones?...
¿Dónde plantar las palabras
para que arraiguen y broten
y den sus flores, sus frutos
en fraternos corazones,
en otras almas hermanas
inquietas, porosas , nobles
y no se pudran en tierras
de olvido entre el vil cascote?
No manchan resentimientos
estériles, sordos, miopes
mi corazón, sus mandatos
y sus quijotescas órdenes.
Es el amor -¡sólo amor!-
a mi pueblo el que me impone
estas ingratas tareas
de ser notario – no cómplice-
para anotar tanta ruina,
desolación y desorden,
sin poder seguir callando
tantas verdades atroces
que intentas pasar a muchos,
pero pocos te responden.
Cada cual va a su negocio
sin que lo ajeno le importe,
tortuguilmente encerrados
en duros caparazones.
Empapado de impotencia,
yo retorno a mis rincones
a cosechar en cuartillas
mis inquietudes insomnes,
a cultivar la paciencia
mientras espero mejores
y más luminosos días
que rediman tanta noche…
Wenceslao Mohedas Ramos.