..................

lunes, 28 de junio de 2010

NO PIDÁIS QUE CULTIVE OLOROSOS JAZMINES

Todo el tiempo ganado a la noche y al ocio,
un tesoro de días, de semanas, de meses...,
en cosecha de versos sin cobrar intereses
doy a fondo perdido... ¡Qué ruinoso negocio!

Me consagro a mis versos en un fiel sacerdocio
que renuncia a placeres y soporta reveses,
soledades, silencios..., tal los serios cipreses,
y conversos con muertos..., de sus libros soy socio.

Yo desprecio el dinero... Preferí ser poeta.
No me gusta este valle de rabiosos caínes
cuya cruenta quijada se tornó en metralleta.

¡No pidáis que cultive olorosos jazmines!
Huele a humo y a muerte... ¡Se nos muere el planeta
por plantar arsenales donde había jardines!...

No hay comentarios:

Publicar un comentario