..................

martes, 2 de noviembre de 2010

HIJO AGRADECIDO

Ni medallas espero, ni a laureles
nunca aspiro de manos tan avaras;
el poeta se encara a malas caras
cuando acusa a caínes contra abeles.

Siempre fui un enemigo de oropeles,
de funestas euforias, de algazaras…,
no me meto en camisas de once varas,
aunque escribo con sangre en mis papeles.

Con la sangre que escribo por la herida
de la ausencia, a mi pueblo dolorido
escribí muchos versos en mi vida.

Porque soy hijo suyo agradecido
y, aunque en tierra lejana yo resida,
siempre siento a mi lado su latido…

2 comentarios:

  1. Me gustan mucho tus poemas , y ya te dije que me encanta tu blog, gracias amigo por visitarme. Saludos afectuosos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, estimada amiga Carla por esta nueva visita a mi blog y por tus gratas palabras hacia mis versos. Me alegro de que te gusten mis versos. Seguiré haciendo de cuando en cuando visitas a tu blo y, cuando lo crea conveniente, te colgaré algún poema de cosecha propia acorde con el tema que estéa tratando...
    Saludos cordiales y amistosos de

    Wenceslao Mohedas Ramos
    Jaraicejo (Cáceres)/ Barcelona

    ResponderEliminar