..................

domingo, 11 de julio de 2010

EMIGRANTE ANTE EL NICHO MATERNO

A la memoria indeleble
de mi querida madre,
Elisa Ramos Rubio.

Ante ti, madre mía, está este fruto
de tu vientre, que viene de visita
a regar sus raíces con la cita
estival y a rendirte su tributo.

Tu indeleble recuerdo va impoluto
por mi sangre -¡tu sangre!- y me concita
a embeberme de ti, madre bendita,
y a lavarme con llanto tanto luto.

Ante el nicho - el altar - de tus despojos,
en solemne silencio, como en misa,
tu unigénito hijo está de hinojos.

Por tu nombre te nombro, madre, ¡Elisa!,
anegados en lágrimas mis ojos
y de penas empapo hasta la brisa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario