..................

martes, 18 de diciembre de 2012

A UN JOVEN DROGADICTO


    Gramo a gramo, tu vida autrodestruyes
porque sientes la angustia que te ahoga
y, al buscar evadirte con la droga,
en la cárcel de vicio te recluyes.

    Te envenenas tus venas, prostituyes

tu esperanza marchita, que desfoga
con falaces euforias tan en boga
y, en nefastas sustancias, te diluyes.

    Te construyes postizos paraísos

donde vives por bajo de lo humano,
eludiendo sociales compromisos.

    Si no cortas tu enganche por lo sano

y no pasas de impulsos  no precisos,
ahogado acabarás tarde o temprano...

sábado, 17 de noviembre de 2012

YO LANZO MI GRITO...

Como un triste Quijote, camino solitario,
a solas con mi sombra- mi humilde Sanchopanza-;
defiendo en todas partes el más noble ideario,
mi pluma siempre en ristre sirviéndome de lanza.
Y lucho por la vida en desigual combate
que ya sé, de antemano, lo tengo bien perdido;
observo atormentado el triste escaparate
que ofrece a nuestros ojos un mundo enloquecido;
un mundo de miserias, vestido de arrogancia
que siembra, en vez de trigo, cosechas de misiles
un mundo sordiciego que da preponderancia
al vicio de la guerra que a llantos infantiles.
Los llantos de esos niños al hambre condenados;
la falta de comida les hincha sus entrañas;
se comen su esperanza y están desesperados
y son amigos fieles de moscas y de arañas.
Manzana carcomida por viscosos gusanos
que se beben su jugo con esfuerzos ajenos
y se ensucian el alma y se lavan las manos
cual gusanos-pilatos elegantes y amenos.
Ellos son los que tienen el poder, la riqueza
que compra voluntades y mancha lo más puro;
no dejemos que ensucien nuestra pobre nobleza,
si el pasado fue suyo, será nuestro el futuro.
Porque somos los brazos, la fuerza, los motores
que compra voluntades y mancha lo más puro;
no dejemos que ensucien nuestra poder, la riqueza
que compra voluntades y mancha lo más puro;
no dejemos que ensucien nuestra pobre nobleza,
si el pasado fue suyo, será nuestro el futuro.
Porque somos los brazos, la fuerza, los motores
que mueven este mundo de oriente hasta occidente
y sirven de energía los ríos de sudores
que brotan de las manos y manan de la mente.
Me duelen los hermanos podridos por el paro
que esperan impacientes milagrosas recetas;
arropan sus miserias con estoico reparo
y con sueldos-limosnas de unas cuantas pesetas.
Cansados de promesas, sermones y miserias,
de siglos sin derechos torcidos por las leyes,
comiendo de los restos lo mismo que bacterias,
cargando con el peso lo mismo que los bueyes.
Se emborrachan pensando que la vida es un trago
Y se beben su vida como un vaso de vino
que suaviza su pena de dolor tan aciago
y les da falsa euforia para andar su camino.
Los marginan las máquinas con sus nervios de acero,
incansables obreros que no claman salario
ni reclaman derechos al patrón usurero
que impondrá su capricho, su trabajo y su horario.
El hombre poco importa en esta tecnocracia
que todo nos computa, nos guía y nos ordena…;
contemplo en todas partes desorden y desgracia
Y el cáncer devorando su presa a boca llena.
Nuestra vida sembramos de objetos, de aparatos
con la vana esperanza de sentirnos felices
y llenar nuestro hastío con momentos más gratos,
sus aristas cortantes dejarán cicatrices.
Maquinal es la vida, maquinal nuestro ambiente;
maquinal nuestro amor, maquinal la sonrisa;
respiramos un aire con hedor, maloliente
por el mal combustible que consume la prisa.
Maquinal es el hombre porque se robotiza
al continuo contacto con la fría chatarra
quien con máquinas anda… se marea, se idiotiza
y entre tantos cacharros, su razón se desgarra.
Domina la materia en este triste imperio
regido por botones, por mandos y tornillos;
algunos consideran su más noble criterio:
tener sus tripas llenas y llenos sus bolsillos.
Un hambre de consumo, una sed de placeres
devora nuestras almas con su grato atractivo;
sus derechos cultivan y olvidan sus deberes
y son pavos reales con aire despectivo.
Presentan como pavos su vistosa fachada
porque sólo desean humillar al vecino;
si levantas sus plumas, no verás casi nada:
un muñeco de barro con impulso mezquino.
Pululan por las calles, los bares y las plazas,
luciendo su plumaje, su gris bisutería;
su tiempo lo asesinan sentados en terrazas,
sus rostros maquillados con la falsa alegría.
Su tiempo lo desprecian porque es falsa moneda
y a todo se lo juegan porque no vale nada;
al final de su vida, cuando poco les queda,
se dan cuenta -¡ya tarde!- de su mala jugada.
Les falta a muchos jóvenes trabajo y esperanza
y pasan de la vida, se enganchan a la droga
y viajan por un mundo de malaventuranza,
esclavos voluntarios, ligados a su soga.
Y así se autodestruyen, desnudos de inquietudes,
porque pasan de todo, sin deberes sociales;
desprecian el espíritu, la vida , las virtudes…,
sus almas encadenan a cosas materiales.
Son fieles a las modas como mansos borregos;
presumen de modernos en medio del rebaño,
son cojos de cultura, de conciencia son ciegos;
si hacen mal al vecino, nunca sienten el daño.
Sembrado bajo tierra, ya el átomo homicida
programa sus neutrones y espera su momento
para arrasar el mundo, para matar la vida
con ardoroso soplo de su mortal aliento…
Mortíferas semillas sembradas por la Tierra,
estériles simientes que no darán su fruto,
reptiles en letargo que sueñan con la guerra
para dejar su rastro de destrucción y luto.
Vivimos intranquilos ante este panorama
que tiñe nuestros sueños con tintes de tragedia
y yo, triste Quijote, testigo de este drama,
denuncio el panorama por ver si se remedia.
Me chorrea por el alma la amarilla impotencia
ante tanta amargura que parió la codicia;
se me viste de pena mi sencilla existencia
y se empapa de rabia ante tanta injusticia.
Y, ante tanta injusticia, yo levanto mi grito
para ver si florece una hermosa cosecha
y , pensando en los sordos…, os lo doy por escrito
¡quedaré satisfecho si mi esfuerzo aprovecha!

lunes, 12 de noviembre de 2012

EL DEPORTE COMO META

La móvil veleidad de la veleta
ha imitado la vida y ya su norte
no es la ciencia ni Dios, sino el deporte
que al humano convierte en marioneta.

Se ha tomado el deporte como meta,
para muchos el único resorte
que les mueve su vida, el pasaporte
para efímera fama de etiqueta.

Se cultiva lo externo y secundario:
la fachada, la forma, la figura...,
descuidando lo interno y lo primario.

Se embrutece lo humano y su conciencia,
sin cultivo continuo, sin cultura,
se convierte en impulsos e indolencia.

viernes, 2 de noviembre de 2012

ELEVARON TAN ALTO LA CULTURA

   Elevaron tan alto la cultura,
tan lejos del alcance de la mano
de ese pueblo sencillo y soberano
que no puede alcanzarla a tanta altura.

   Quedó tan diminuta la estatura
de ese pueblo que arrastra sobre el llano
su anemia cultural, su gran desgano
y dormita al sopor de su incultura.

   Por su rudo trabajo embrutecido
ya no siente latir su pensamiento
a la inerte materia sometido.

   La falta de ese pan, de ese alimento
que llamamos cultura, ha detenido
su estatura mental, su crecimiento.

sábado, 27 de octubre de 2012

NO SE PUEDE VIVIR TRANQUILAMENTE...

¡Despertad, despertad, va siendo hora
de poner corazones en contacto
y luchar con amor contra la guerra
todos juntos, unidos por un pacto
los que amamos la paz y, a su servicio,
ponemos las palabras y los actos!

¡Acabemos con tantos enemigos
que amenazan la paz del ser humano:
la mentira, la guerra, la injusticia,
el rencor, la codicia y el engaño…,
arrojando verdades como bombas,
la palabra por arma en nuestros labios,
disparando el rabioso inconformismo
que llevamos por dentro silenciado!

No se puede vivir con la conciencia
tan dormida en un cómodo letargo
al sopor de pesadas digestiones
con un fondo de música, adecuado
para sueños profundos y apacibles
sin que enturbien la paz, los sobresaltos
ni oscuras pesadillas, tan frecuentes
en las negras conciencias de los amos.

No se puede vivir con pensamientos
que ya tienen olores putrefactos,
tantos siglos impuestos, tantos siglos
al capricho voraz de los gusanos;
si están muertos, busquemos sepultura
y un lujoso ataúd para enterrarlos
y sembremos, ¡por fin!, nuevas ideas
que alimenten a todos, no a unos cuantos…

No se puede arropar tanta mentira
con silencios hipócritas y engaños,
disfrazando verdades como soles
con un falso barniz para ocultarnos
la luz para el camino de la vida
y la fuerza vital para el cansancio.

No se puede vivir de las nostalgias,
de los fríos escombros del pasado,
de rodillas, pidiendo una limosna
a la puerta cerrada de un avaro
o rogando, con vanas ilusiones,
que remedien el mal desde lo alto
porque el hombre desnudo de esperanza
siempre suele vestirse por abajo…

La manzana del mundo se nos pudre
sin que nadie se inquiete en remediarlo
porque el odio, la envidia y la codicia
van minando su entraña a picotazos
y asesisan la paz y la esperanza
en sombríos despachos a plumazos
y nos visten de luto la alegría
con las telas oscuras del espanto,
condenándole al hombre la tristeza
de vivir como un perro arrinconado.

Se envenena el planeta impunemente
con sustancias mortales y con átomos
que amenazan de muerte a nuestra vida
al eterno temor de algún chispazo…
y se puebla la Tierra de chatarra
de esqueletos y restos de aparatos
que sirvieron de brazos a la guerra,
al servicio del crimen disfrazado.

No se puede vivir tranquilamente,
a la buena de Dios o del Diablo,
cuando un hombre les niega a los demás
sus derechos vitales más primarios:
el derecho a la paz y a la justicia,
el derecho a la vida y al trabajo,
al mendrugo de pan de cada día,
a elegir su camino y su ideario,
el derecho a vestirse de esperanza
y a expresar sus verdades sin reparos
y a otros muchos derechos, tan torcidos
por los mismos de siempre, por los amos,
mercaderes del templo de este mundo
que convierten el templo en un mercado
donde veden la vida y la esperanza
a unos precios de oferta muy baratos.

Se desprecia el valor de la cultura
programando los vicios más nefastos
para hacer de los hombres marionetas
a merced del negocio de un payaso;
no interesa el saber porque el que sabe
no obedece fielmente a los mandatos
del payaso de turno y siempre tiene
voluntad personal para sus actos.

Se prefieren borregos ignorantes
que respeten las normas del rebaño
y que sigan las huellas seculares
muy marcadas después de tantos años.
Se cuida el exterior y se descuida
lo más puro del ser, lo más humano,
lo que aleja a los hombres de las bestias
y los lleva hacia arriba desde el barro;
se programa el amor a la apariencia
y al consumo superfluo y descarado
a través de una moda pasajera
que torna en especial lo secundario;
un concepto servil, sanchopancesco
les ata a la materia como esclavos
y así viven conformes, satisfechos…
porque nunca es feliz el insensato.

Siempre existe un peligro permanente
que nos pudre hasta el aire que aspiramos
y nos hace vivir siempre intranquilos,
bajo eterna amenaza atormentados
o dormimos con “drogas” la conciencia
para andar por la vida cual sonámbulos
a buscar un perdido paraíso
que jamás hallaremos porque es falso.

¡Despertad, despertad, va siendo hora
de ponerse a limpiar, pero a destaj
tanta y tanta basura acumulada
a través de los siglos que llevamos
ensuciando el planeta, nuestra casa,
que es herencia de todos los humanos;
la tenemos tan sucia y descuidada
que da pena y vergüenza y hasta asco!...

¡No habrá paz en el mundo mientras haya
tanta triste basura a nuestro lado
bajo forma de guerras o injusticias
y, por ello, tenemos que limpiarlo!...








viernes, 19 de octubre de 2012

YO NO VOY A MI TIERRA POR RECREO

Yo no voy a mi tierra por recreo
escapista, que busca un conformismo
de escopeta, de cartas, de egoísmo…
en un grato y estéril compadreo.

Yo no busco el festivo cacareo
de taberna con falso triunfalismo
al servicio de un plácido hedonismo
que propugna el placer en su apogeo.

Sólo vengo a saciar ese deseo
de silencio, de paz y de intimismo
y a cargarme las pilas de optimismo
tan propicio al poético zureo.

Sólo busco embeber mi veraneo
de un fructífero y fiel extremeñismo
que me empapa la pluma de lirismo
y me empuja a escribir sin titubeo.

Me complace vivir en concordancia
con mi tierra natal por esta fecha
de cosecha, de frutos, de abundancia…

Mi conciencia en el ocio insatisfecha
fructifica en rincones de mi infancia
su prolífica y poética cosecha.

sábado, 6 de octubre de 2012

OCULTAS TU VERDAD

Te ha tratado el destino a latigazos
y, aun queriendo ocultarlo, se te nota
en tu rostro sombrío una remota
memoria de miserias y arañazos.

Y ocultas tu verdad tras los brochazos
de ese insano consumo que te explota,
disfrazando de dicha tu derrota
con la trampa de letras y de plazos.

Sacrificas de forma lastimosa
tu libertad, tu tiempo y tu dinero
a un rosario de objetos materiales.

Y un trozo de tu piel en cada cosa
vas dejando detrás como el cordero
su lana cuando pasa entre zarzales.

domingo, 23 de septiembre de 2012

LA AUTOMANÍA

 ( Locura o pasión por el coche)
  
   Utilizas tu coche por juguete
que entretiene tu tiempo: vas y vienes
enlatado entre latas porque tienes
vocación de sardina a salmonete...

   Y te juegas la vida en el tapete
del asfalto entre curvas, terraplenes...;
te hallarán , si no frenas tus vaivenes,
convertido en un trágico paquete...

   Sobre ruedas, avanzas arrogante
tal radiante y altivo caballero,
cabalgando en tu raudo Rocinante.

   Menosprecias tu tiempo, tu dinero
y tu vida, pendiente del volante,
encerrado entre latas, prisionero...

  

viernes, 7 de septiembre de 2012

A LA SEQUÍA EXTREMEÑA

Hasta el cielo te niega, tierra mía,
su líquida limosna, ni una gota
de lluvia bienhechora y sólo azota
tu reseca epidermis la sequía.

Y esperas vanamente cada día
de la lluvia escuchar la húmenda nota,
pero tiempo te humilla y te derrota,
convirtiendo tu espera en agonía.

Traicionada por nubes y por vientos
y al sopor de una larga calentura,
te encuentras pardamente insatisfecha

porque el cielo está sordo a los lamentos
del sediento rebaño, sin pastura,
del serio labrador sin su cosecha...

domingo, 2 de septiembre de 2012

A LA NUCLEAR DE ALMARAZ (Cáceres)

Nuclear de Almaraz, turbio progreso
de ciencia sin conciencia programada
que avanza sordiciega hacia la nada
como meta final de sus proceso.

Gigantesca prisión donde está preso
el átomo indomable en su abrasada
existencia infernal y atormentada
condenado al infierno por travieso.

Es monstruosa montaña de cemento
donde late una atómica tormenta
al metal y al cemento sometida,

siempre alerta, esperando su momento,
la salida brutal y turbulenta
de su aliento ardoroso y homicida...




domingo, 5 de agosto de 2012

MALDIGO DEL POETA QUE SE ENCIERRA

Maldigo del poeta que se encierra
en su huerto interior y sólo cuida
esas rosas resecas de la herida
de un amor ya enterrado bajo tierra.

Y maldigo también de aquel que cierra
su conciencia miope y retorcida
para no ver la vida tan podrida
por el paro y la crisis y la guerra.

Se construyen postizos paraísos
donde tienen su "arte" como meta,
eludiendo deberes, compromisos...

¡ No merecen el nombre de "poeta"
los que escriben de espaldas e indecisos
ante el triste destino del planeta!

martes, 3 de julio de 2012

OTRA VEZ...

    Otra vez, Jaraicejo, aquí me tienes
a mi cita estival , a hacer un alto
en mi humano vivir en sobresalto
entre gases y prisas y vaivenes.

   Las raíces me tiran de mis genes
y retorno feliz y cabizalto
de ese infierno del ruido y del asfalto
con más canas y arrugas por mis sienes.

   En ti, encuentro un edénico remanso,
tan propicio al balsámico descanso
que me sirve de anímico sedante.

   De tu grato regazo no me canso
porque soy hijo tuyo, aunque distante,
y me secas mis penas tal secante.
 

sábado, 23 de junio de 2012

TE PIENSAS QUE ERES MÁS

  Te piensas que eres más porque más tienes
y, aunque nades en mares de abundancia,
eres menos…, lo afirma esa ignorancia
que te anida a la altura de tus sienes.

Con la tela grisácea de tus bienes,
te has forrado tu vida en concordancia
con tu vana existencia de arrogancia
que rezuma insolencias y desdenes.

Deslumbrado por brillos materiales,
has perdido el sentido verdadero
de la vida y estás en sus umbrales.

A pesar de tu honor…, te considero
un tullido mental sin ideales
que se apoya en muletas, su dinero.

domingo, 17 de junio de 2012

A LA SOMBRA DEL PARO

A rumiarse su pena campesina,
como un manso rebaño de corderos,
los pacientes y pardos jornaleros
en la plaza se juntan por rutina.

Una mano mezquina los margina
en rincones sociales lastimeros,
los aparta a la izquierda como ceros
de un nefasto fichero de oficina.

En aceras sentados y en un umbrales,
ya esperan la receta milagrera
que remedie sus males laborales.

¡La tierra sin amor, sin sementera,
de matojos se eriza y de jarales:
las verdes telarañas de la espera!

lunes, 11 de junio de 2012

TU VIDA ES MATERIA PRIMA...

Tu vida es materia prima,
arcilla tierna y amorfa
para hacer una obra de arte
o pieza sórdida y tosca.
Con tu esfuerzo cotidiano,
debes ir dándole forma,
modelarla con tus dedos
en labor continua y propia.
Es materia moldeable,
delicada y arcillosa;
pero, si pierde terneza,
se torna frágil y bronca.
Tú eres el propio alfarero
de esa arcilla tan preciosa
que tienes entre tus manos,
de ti depende tu obra.
Es proyecto a largo plazo
y de ejecución remota;
la vida es larga jornada,
mas a veces se hace corta.
Existe un ancho camino
de andadura grata y cómoda
y también hay una senda
ingrata, dura y angosta;
por aquél, va el conformista,
el que vive y bebe y goza
los más procaces placeres
y con eso se conforma;
por ésta, el inconformista,
el que siente y piensa y obra
y siempre está insatisfecho
de su labor generosa.
Escoge bien tu camino;
piensa que, si te equivocas,
no habrá una nueva ocasión,
el tiempo pasa y no torna.
Llena con obras tus días,
son cangilones de noria;
si giran repletos de agua,
te regarán vida y obra.
Fecunda sea tu vida,
tal de abeja laboriosa,
no de estéril sanguijuela
que la ajena sangre absorba.
La vida es siembra; tendrás
cosecha escasa o copiosa
si tus sudores la riegan
y tus ideas la abonan.
Nunca proyectes al prójimo
tus faltas y culpas propias;
soporta el peso en tu espalda
como Sísifo su roca.
Sé siempre parco en palabras,
son de viento y se evaporan
y prolífico en acciones
que dejan profusas obras.
Renuncia al sucio consumo
-del sabio la vida es sobria –
porque castra tu salario
y el pensamiento te poda;
desmárcate de sus marcas,
sus modelos y sus modas
porque programa rebajas
en el nivel de persona;
vacúnate con razones
contra esa zafia bazofia
que enriquece a mercaderes
a costa de nuestra inopia .
No es feliz quien más posee,
sino quien sabe y quien borra
de su lista las codicias
innecesarias e impropias.
Cultívate en la cultura;
da altura moral y colma
el alma, almacén de ideas
y de emociones hermosas.
Que no te invada la envidia,
es del alma vil carcoma,
vicio que nunca da gusto,
sino disgusto y zozobra.
No abuses de los placeres
de la carne seductora;
son tan gratos... , mas efímeros
tal la vida de una rosa.
Hazte trizas la pereza
que atenaza como soga
y pone plomo en los pasos
y, en el pensamiento, sombras.
Protege tu frágil vida
de malos vientos que soplan
apestados de epidemias
tan modernas como odiosas;
producen anemia anímica,
fuertes síntomas de atrofia
de la conciencia y la vista
con impresiones borrosas;
con pérdida de valores
que no cotizan en bolsa
y fiebres materialistas
con vómitos y congojas.
Tanta marea de inmundicia
es ya pleamar peligrosa
que nos inunda este mundo
con su viscosa ponzoña.
Ya hay tantos seres sumidos
en las simas de deshonra,
en tan indignos niveles
impropios de una persona.
Tienes un largo camino
por recorrer, sin demora,
día a día, paso a paso,
se acorta tu trayectoria;
perderás parte de vida
por cada pérdida de hora;
no podrás dar marcha atrás
a buscarla entre las sombras.
No tiene atajos la vida,
ni nos concede una prórroga
y, al final del recorrido,
el ocaso siempre acosa
como hace el lúgubre otoño
cuando al árbol le despoja
de sus hojas y se pudren
sin dejar de sí memoria.
Así fugazmente pasa
nuestra vida transitoria
y sólo quedan del tránsito
Restos, escorias... , las sobras
de aquella arcilla primaria,
la materia antropomorfa,
un frío montón de escombros
que se tragará la fosa.
Los huesos van a la huesa,
el polvo al polvo retorna
y, con “resquiescat in pace”
termina aquí nuestra historia.

Wenceslao Mohedas Ramos

sábado, 9 de junio de 2012

PORQUE QUIERO DECORO, VOY DE CARA

   Porque quiero decoro y voy de cara
a mis caros hermanos,los de abajo,
los que viven del fruto de su tajo
sin pasar por el aro o por el ara...

   Porque odio el jolgorio, la algazara
y, en gregarios rebaños, yo no encajo,
pone trabas la tribu a mi trabajo
y sus iras sañudas me dispara.

   Por subir con saber algún peldaño
en la escala social y por molesto
con mis versos adversos al rebaño,

   un tributo la tribu ya me ha impuesto:
cultivar en el alma el desengaño...
Tánto lírico esfuerzo para esto!

viernes, 1 de junio de 2012

TELEMANÍA




(Pasión o manía por la tele)



Te programan tu vida con cadenas
de una grata y funesta tiranía
por febril y brutal telemanía
contagiada con cantos de sirenas.

Es tu mente almacén donde almacenas

un montón de nefasta fantasía
que te empapa en pereza y apatía
y te roba tu tiempo a manos llenas.

Te idolatra la astuta telecracia

del color, de la imagen, del sonido…
donde impera fantástica falacia.

Ya no das a tu vida otro sentido

personal y sublime y ya es reacia
a salir de ese mundo reducido.

martes, 15 de mayo de 2012

CON AFECTOS RETROACTIVOS



                        ( Recuerdos infantiles)



    El aroma de un ramo de romero
                las memorias me evoca de mi infancia
                esta tarde tan gélida de enero.
 

                      De un florero proviene esa fragancia
              de mi etapa infantil y campesina
              junto a ti, padre mío, en consonancia.

  Porque tengo y retengo en mi retina
             tu figura señera tan lozana
               en tu agraria labor de disciplina.

                Te recuerdo labrando en la besana,

               roturando en parcelas de barbecho
               con tu yunta mular en la solana.

                Te tomaste tu vida tan a pecho

             que hasta el surco trazado con la reja
             semejaba un renglón… de tan derecho.

                La labor emulabas de la abeja,

             indolente a dolores y a fatigas
             sin verter por tus labios  ni una queja.

               Enemigo de envidias y de intrigas,

           te entregabas tenaz a tus deberes
           con la entrega integral de las hormigas.

 Cuando el  Sol, entre rojos rosicleres,
            de su lecho se alzaba, ya en el tajo
            te encontraba cumpliendo tus deberes.

 Con tu experta pericia y desparpajo,
             conducías  con riendas y mancera
               el arado y la yunta en tu destajo.

Ya acabada la parda barbechera,
             tal hembra receptiva por el celo,
               tu parcela esperaba sementera.

                A voleo, lanzabas sobre el suelo
            una gran granizada de esos granos
              que, en tus trojes, guardabas con desvelo

               de gorgojos  granívoros , gusanos

           que voraces devoran  la cosecha
           del sagrado sudor de los humanos.

              Ya cubierta la tierra y satisfecha,
           germinaba en su seno la semilla
             y mutaba  ya en mies talliderecha.

              A manera de rubia coronilla
           florecía, entre lluvias y calores,
           en espiga velluda y amarilla.

                 El estío febril con sus ardores
           doblegaba del trigo la cabeza
           de fecunda cosecha precursores.

               En postrada postura de  nobleza,

           soportaban la tórrida tortura
           del asedio solar con entereza.
 
              Bajo un sol de insolente dictadura,

          al trajín te entregabas de la siega
          con tu  hoz de acerada dentadura.

             Tanto empeño ponías en tu brega

          de labriego en combate contra el trigo
          que, de un corte, ganabas la refriega.

            ¡Qué estrago en el trigal por tu castigo
          con sus tallos tallados, ya despojos
          en yacente postura  de enemigo!

             En gavillas tornabas los manojos

          para hacer con los haces las hacinas,
          tal botín vegetal sobre rastrojos.

            Con trajín de hormiguiles disciplinas,

         transportabas con carro por carriles
         grandes cargas de mieses ambarinas.

            Bajo rayos solares muy hostiles,

         era el rudo periodo de la era,
         de afanosos esfuerzos  tan febriles.

           
Con paso tortuguil o a la carrera
           de las bestias uncidas a tu trillo,
          triturabas la parva a la manera

            de una biga romana en un sencillo

         hipódromo de paja en vez de arena
         con sus ruedas cortantes en rodillo.

           Se acercaba el final de tu cadena;

        el divorcio de pajas y de granos
        por la ayuda  del viento en tu faena.

          Con el bieldo  y la pala por tus manos,
       alejabas con sólitos manejos
       el grave trigo de elementos vanos.

           Sin falaces euforias, sin complejos,
        de espaldas al reloj y al calendario
       te alejabas de fastos y festejos.

          Siempre fue para  ti lo prioritario
       recoger la cosecha en tu granero
       porque de ella salía tu salario.

          Esta tarde tan gélida de enero,

      padre mío de  noble trayectoria,
      me ha traído tu límpida memoria
      el aroma de un ramo de romero.


viernes, 11 de mayo de 2012

A UN ANCIANO PASTOR EXTREMEÑO

    La ingenua mansedumbre del cordero
tú tienes reflejada en tu mirada
y, en tus ojos, se encuentra arrinconada
la tristeza, redonda como un cero.

   En un largo balido lastimero
de una cándida oveja descarriada
se convierte tu vida, condenada
a seguir al rebaño bullanguero.

   Cotidiana y monótona rutina
es tu vida en el pardo pergamino
de esta tierra del cardo y de la encina.
 
   Has perdido en ganado tu destino,
sumiso a esa severa disciplina
de un duro caminar sin un camino…

Wenceslao Mohedas Ramos.

martes, 8 de mayo de 2012

EXTREMADURA DESANGRADA



  Que no está muerta…¡no!, sólo dormida
después de desangrarse a borbotones
a través de su historia… Otras regiones
absorbieron la sangre de su herida.

Que no está muerta…, ¡no!, sólo sumida
por la anemia de tantas transfusiones
en forma de humillantes migraciones
que la tienen postrada y dolorida.

Ya va abriendo sus ojos…, ya despierta
de un sopor secular de pesadillas,
ya se cura su herida siempre abierta.

Ya camina despacio, ya se nota
una aurora rojiza en sus mejillas
y un rumor de esperanza no remota…

miércoles, 2 de mayo de 2012

A UN JORNALERO EXTREMEÑO EN PARO

 Te apartan a la izquierda como un cero
porque sobran obreros de la cuenta
que echó el latifundismo y ya no renta
el humilde sudor de un jornalero.

Te condenan a un paro lastimero,
ya tu cuerpo no sirve de herramienta
y su fértil sudor ya no alimenta
la avaricia voraz de un usurero.

Todo está programado: la codicia
de unos cuantos que tienen en su mano
el dinero, la tierra y tu destino…

Y te dejan parado en tu camino,
mutilando tu impulso más humano
con leyes que defienden su injusticia.

 

domingo, 29 de abril de 2012

POETA EXTREMEÑO


   Vocación de cigarra resignada,
solitaria cantando en el rastrojo,
tornando en canto su rabioso enojo

para dar su tristeza por curada.

   Para olvidar la pena por su nada,
va formando sus versos, un manojo

de humildes ilusiones…, el despojo

de una inmensa esperanza desgastada.

   ¿Es inútil su canto y canta en vano?
¿Desgarra inútilmente su garganta

sin encontrar un corazón hermano?

    ¡No es inútil su canto porque espanta
la pena que recibe por lo humano,

ahuyentando su pena cuando canta!


   

viernes, 13 de abril de 2012

VACACIONES AGOSTEÑAS

(ESTAMPA POPULAR EXTREMEÑA)

Vacaciones agosteñas:
tras sus urbanas rutinas,
retornan tal golondrinas
nuestras gentes extremeñas
fieles a tierras de encinas.

Su destino tan esquivo
dictó severa sentencia
y les condenó a la ausencia
del patrio suelo nativo
con carencias de querencia.

Libres de esclavas labranzas,
labrando tierras ajenas
con menos panes que penas,
más esperas que esperanzas
y manos de callos llenas.

Fueron a probar fortuna
por dar un vital viraje,
ennoblecer su linaje
y ensalzar su humilde cuna,
pagando en pena un peaje.

Ya sus suelas pisan suelo
de regiones aledañas
donde se sienten extrañas
y un continuo desconsuelo
suele arañar sus entrañas.

Pueblan los grises suburbios
entre afanes y fatigas,
lejos de encinas, de espigas…
y, en esos sitios tan turbios,
son laboriosas hormigas.

En ese inhóspito ambiente
de gases, ruidos, histeria…
de la impura periferia,
ya se halla la paz ausente
y presente, la miseria.

Por eso, tornan felices
al sano ambiente aldeano
a sedar su estrés urbano
y a regarse sus raíces
por un sentimiento arcano.

Vuelven a echar un vistazo
a sus rincones queridos
y hacer ciertos recorridos
hechos del paterno brazo
en tiempos ya preteridos.

Por un ancestral misterio,
hacen su estival visita,
como el romero a su ermita,
porque, allí, en el cementerio,
con sus muertos tienen cita.

Como una humana marea,
en tenaz perseverancia,
tornan a su estiva estancia
por rastrear en su aldea
restos y rastros de infancia.

Porque aquí está su epicentro
vital, punto de partida
de su itinerante vida
y feliz punto de encuentro
con tanta gente querida.
* * *
Cuando marca el calendario
la mitad del mes augusto.
el pueblo, de rostro adusto,
toma aspecto extraordinario
por dar a su gente un gusto.

Son las fiestas patronales:
dos eufóricas campanas
citan a gentes cristianas
con sus broncíneas señales
a misiones parroquianas.

Misa Mayor…, luego mesa
que prepara el consistorio
con nutricio repertorio
donde la masa hace presa
con bullanguero jolgorio.

Después, adoran a Baco
y se vacunan con vino,
rojizo zumo divino
que, en ritual dionisiaco,
les hace perder el tino.

Ante el altar de la barra,
otros pierden la cabeza
bebiendo con gran largueza
la rubia cerveza en jarra
y así trizar su tristeza.

Entre etílicos sopores
y tanta profusa ingesta,
de comida, van a siesta
para sedar sus ardores
y seguir frescos la fiesta.
* * *
En su ecuador ya la tarde,
hay procesión con ofrendas
donde el pueblo da por prendas
a su Patrona un alarde
de dulcería en prebendas.

Roscas, floretas, pestiños,
cristiones y piñonate…,
un meloso escaparate
para mayores y niños,
¡delicias para el gaznate!

La fiesta pierde el decoro
cuando el pueblo se solaza
en una portátil plaza
donde el hombre con el toro
se apuesta todo a una baza.

Del “pan y circo” es reflejo
este festejo sangriento
que inflige un vil sufrimiento
a un animal que es espejo
de arrojo y temperamento.

Aplaca el calor la noche
y corre una fresca brisa;
es la propicia premisa
para poner un buen broche
con cena rica y precisa.

Una inmensa Luna llena,
carirredonda y pecosa,
alumbra con luz lechosa
la bulliciosa verbena
con su actitud generosa.

Un histérico avispero
es la plaza: gritos, voces
y estruendosos altavoces
que, en su loco desafuero,
nos dan sus fónicas coces.

La orquesta a bailar convoca
con coplas ya tan añejas
que las maduras parejas
danzan al ritmo que toca,
dando saltos tal conejas.

En jarras, vasos, botellas,
bebe sedienta la gente
y le animan el ambiente
cuatro aspirantes a estrellas
con su música estridente.

Con un lenguaje procaz
y una postura cerril,
pasa un tropel moceril
en una euforia falaz
de garrafa o de barril.

Con su boca ya reseca
por la etílica resaca
por su febril toma y daca,
va el grupo a la discoteca,
haciendo gran alharaca.

Como babosa su estela,
nos deja tras sí su baba
esa juventud esclava
del cubalibre y que anhela
vivir – beber- de caraba.
* * *
Tan cangilones de noria,
pasan de agosto los días,
las fiestas y las orgías
cuya efímera memoria
da más penas que alegrías.

Ya es la fecha de partida
de esa Extremadura errante
que soportó su transplante
a otras tierras de acogida
del patrio suelo distante.

Tantos miles de extremeños
que dejaron a sus manes
por buscar peces y panes
y unos son neomadrileños
y otros, nuevos catalanes.

Su corazón dividido
ama de forma imparcial
a su terruño natal
y, por ser agradecido,
a su patria laboral.

Empieza el triste proceso
de forma un tanto discreta
de preparar la maleta
para el ingrato regreso
que tanto angustia al poeta.

De su hogar cierran la puerta
con cerrojo y cerradura
y una angustiosa amargura
supura su herida abierta
al partir de Extremadura.

Se queda solo, sombrío
el pueblo; sus calles, mudas;
papeles y hojas menudas
con que juega a su albedrío
un viento de formas rudas.

Y un silencio dolorido,
sepulcral, de camposanto,
pone una nota de espanto
por los hijos que han partido
a otra parte con su encanto.

Mas les queda la esperanza
a estas gentes extremeñas
tornar a tierras sureñas,
tras un año de añoranza,
a sus fiestas agosteñas.



miércoles, 11 de abril de 2012

DEDICATORIA

 (A Extremadura y a los extremeños)

Me exprimí el corazón y la memoria
y nacieron mis versos, tan humanos,
los planté en el papel con estas manos
para honrar a mi tierra y a su historia.

A ella van dedicados, a su gloria
y a sus hijos amantes, mis hermanos,
porque quiero que estén siempre cercanos
mi corazón y el suyo…¡Qué victoria!

¡Cuántos trozos de vida, cuánto empeño,
cuánta humilde esperanza insatisfecha,
cuántas horas robadas a mi sueño…

dediqué a cultivas esta cosecha,
estos versos de amor por lo extremeño!
¡Me daré por pagado si aprovecha!
 

domingo, 25 de marzo de 2012

ME DUELE EXTREMADURA...

Me duele mi tierra, me duele mi gente;
yo soy una gota de un rojo reguero
de sangre extremeña que emigra doliente
y sufre en silencio su sino severo.

Su sangre más joven se seca en la ausencia
sin savias natales ni tiernas raíces
y, en sitios extraños, su lacia existencia
se tiñe con tonos de oscuros matices.

Me duele su anemia de siglos de atraso
que empaña a sus hijos de gris pesimismo;
impide al progreso su rápido paso
e impone posturas de fiel servilismo.

Con hábiles manos y fértiles mentes,
sus hijos rezuman sudor, beneficio…
para otros lugares y, en esos ambientes,
florece el progreso con su sacrificio.

Me duelen sus pueblos poblados de canas,
de ancianos que rumian rotundas razones
y sorben su vida despacio, sin ganas,
cansados de amargas y pardas lecciones.

De ancianas que visten de luto su drama
y esperan muy solas…, bordando manteles
que sople la muerte y apague su llama
y arrastre sus restos cual viejos papeles.

Me duelen sus calles y plazas desiertas
que inunda un silencio sombrío y profundo
y el viento las corre llamando a sus puertas
y pide limosna como un vagabundo.

Sus casas cerradas sin luz ni latido
de vida que alegre sus tristes entrañas
con gris vestimenta las cubre el olvido,
con telas que tejen gusanos y arañas.

Me duelen sus campos sedientos y yermos
que algunos condenan a cotos de caza;
se erizan de pastos viciosos y enfermos
y niegan su fruto como una amenaza.

No cantan gañanes ni balan rebaños
ni rugen con rabia ruidosos tractores;
ya no hay sementeras desde muchos años;
¡son campos de tiro… de algunos señores!

Da miedo este campo tan solo, tan serio
que cubren matojos tal verde mortaja
y ofrece el aspecto de un gran cementerio
con restos de un pueblo que no lo trabaja.

Me duele esa gente sin luz ni cultura
que suda apatías , desprecio, pereza
y vive de espaldas con terca postura,
desierta de ideas su estéril cabeza.

Y juega a quinielas su pobre esperanza
y abrasa sus penas con vasos de vino;
un falso optimismo que da confianza
le anima que siga su oscuro camino.

Me duelen los seres que son incapaces
de ver que el consumo es falso consuelo
que adorna fealdades con bellos disfraces
de un triste progreso muy corto de vuelo.

Sin luz en su alma por necia ceguera,
caminan sin rumbo, a ciegas, de noche,
voraz su apetito no admite frontera
porque es insaciable su sed de derroche.

Me duele muy hondo la peste del paro
que pudre a los pobres su parca esperanza;
la injusta justicia protege al avaro
e inclina a su lado la terca balanza;

parados que esperan un  pan gratuito,
un sueldo-mendrugo que apague sus penas
y tape su boca y ahogue su grito
y alivie la rabia que va por sus venas.

Me duele en el alma la ingrata distancia
que a duro destierro condena mi vida;
soporto esta ausencia con triste arrogancia
y visto de luto mi voz dolorida.

La voz dolorida, directa, primaria
que presto a mi pueblo sufrido y sencillo
y quiero que siempre le sea solidaria
y siga sus pasos cual fiel lazarillo.

Me duelen mis padres, que están bajo tierra,
durmiendo su sueño de paz y de gloria;
me sangra el recuerdo y aún no se cierra
la herida que riega su grata memoria.

Su vivo recuerdo va siempre conmigo,
lo llevo archivado detrás de mi frente,
suaviza mis penas igual que un amigo
y siempre en mi ausencia se encuentra presente.

Me duele mi tierra sumisa y sangrante;
yo soy una gota de un trágico chorro,
mi verso es un grito de alerta constante
que , a voces, reclama ¡ justicia!, ¡socorro!…

miércoles, 7 de marzo de 2012

DEFENSA DE MIS RAÍCES EXTREMEÑAS

A la memoria indeleble y vitalicia
de mis queridos padres, Isidro Mohedas
y Elisa Ramos.

De un san Isidro labrador procedo
y una Elisa, de oficio, sus labores;
yo crecí entre herramientas y sudores
y el amor al trabajo fue mi credo.

Una escuela de amor, de economía,
de trabajo bien hecho fue mi casa
y, a pesar de la hacienda un poco escasa,
chorreaban la paz y la alegría.

Una infancia feliz y afortunada,
circundada de amor por todos lados;
unos padres deshechos en cuidados
por el hijo, su espiga más preciada.

El contacto punzante y prematuro
con los cardos, retamas y rastrojos
maduró la mirada de mis ojos
y alumbró mi conciencia de futuro.

Por conciencia social, se me levanta
este canto preñado de mensaje
donde vierto mis penas, el bagaje,
que me envía el corazón a la garganta.

El recuerdo paterno me restalla
con redobles de yunque en la conciencia
que me ponen en ristre la existencia
convirtiéndola en campo de batalla.

No traiciono mi origen campesino
y he vivido según Naturaleza,
cultivando mi vida con nobleza
en la tierra o el libro con buen tino.

Yo defiendo con rabia mis raíces
en mi canto encendido al rojo vivo;
nunca niego mi cuna y siempre escribo
para el pueblo mis versos más felices.

A esos hombres que viven del trabajo
va mi canto más puro y más sincero;
herramienta es mi pluma; yo, un obrero
que trabaja en sus versos a destajo.

Por vosotros, los nobles, los honestos
compañeros de penas y fatigas,
el punzante picor de las ortigas
se me ensaña en el alma y en los gestos.

Por vosotros, la vida se me agrisa
y me invaden la mente unas mareas
de tristeza que inundan mis ideas
y me ahogan la paz y la sonrisa.

Con vosotros, me siento como hermano
por mi cuna, mi sangre y mi idealismo;
-¡no se cambian raíces!- soy el mismo
que trillaba las mieses en verano.

Aquel niño tan serio y tan inquieto
que jugaba a ser hombre en las faenas
de la dura cosecha y, entre penas,
aprendió vuestra vida con respeto.

Tal la paja del grano sazonado,
me apartaron los vientos del destino
y mi cuerpo siguió por un camino,
pero el alma ha seguido a vuestro lado.

No me acerca a vosotros la mentira
de la falsa belleza ni la fama
y me mueve el amor ante ese drama
que, en el mundo moderno, se respira.

Me da pena del hombre: se aburguesa,
se vacía su entraña, se agusana,
se corrompe por dentro tal manzana
donde todos los vicios hacen presa.

Y, desnudo de nobles inquietudes,
esclaviza su vida a los placeres
programados por turbios mercaderes
que nos venden los vicios por virtudes.

Se convierte en inerte marioneta
sin conciencia, sin honra, sin reflejos
y responde tan sólo a los manejos
que el payaso de turno le interpreta.

Con el sida, la droga y los neutrones,
nuestro mundo a podrido nos apesta
con nefasto progreso y nos infesta
el amor y la sangre y los pulmones…

Se me pone de punta el pensamiento
y la angustia, tal garra, me atenaza
ante el triste destino que amenaza
con hundirnos en mar de sufrimiento.

El sentirme feliz sería un delito
en un mundo que rueda a la deriva,
sin un freno, de forma progresiva
hacia el cero final más infinito.

Me da pena del hombre si no alcanza
su estatura moral y esa frontera
que separa al humano de la fiera
cuando sólo por fuera hay semejanza.

Porque el beso y el pan no son bastante
para el hombre de hoy, tan indolente,
y precisa de forma permanente
elevarse del lodo a cada instante.

Versifico a mi modo, a contra moda,
este canto sencillo que supura
mi dolor por el hombre, que es ternura,
para ver si en su mente se acomoda.

Va, por ello, mi verso a ras de suelo,
al alcance del pueblo; yo disfruto
entregando a mi gente todo el fruto
que cosecho en el alma con desvelo.

No me habléis de modelos literarios,
de la vana belleza, de disfraces,
de esos mudos poemas incapaces
de emitirnos mensajes solidarios.

No pidáis que cultive tulipanes
en mi tierra, propicia para el trigo;
si, al mirar en mi entorno, soy testigo
de que faltan más peces y más panes.

Y, por eso, yo busco una salida,
una luz de esperanza redentora
que ilumine esta noche sin aurora
y nos vista de fiesta nuestra vida…

viernes, 24 de febrero de 2012

TODAVÍA...

Yo te siento tan cerca, aunque esté lejos
de esos caros rincones de mi infancia
y aún conservo en el alma la fragancia
de mis tiernos recuerdos más añejos.

Todavía refulgen sus reflejos
y, a pesar de mi ausencia y de mi errancia,
del olvido voraz, de la distancia…
se convierten en versos sin complejos.

Todavía retengo en la retina
de los ojos del alma aquel paisaje
natural de mi infancia campesina.

Son recuerdos…, ingrávido bagaje
en mi vida foránea, peregrina
con que rindo a mi tierra un homenaje.
 

viernes, 17 de febrero de 2012

A UN ANCIANO EMIGRANTE EXTREMEÑO

                      A Pablo Luengo Sevillano,
                      padre de mi amigo Malt,
                      anciano, emigrante y extremeño.


Ya se cubren tus cumbres con cabellos
de argentina corona en tu cabeza
y, en tu rostro, se aprecia la dureza
del pasado: pesares, atropellos...

Tu mirada ya irradia esos destellos
de prudencia, de paz y de pureza
que desprenden las almas con nobleza
de fulgores tan límpidos y bellos.

Y, aunque el cuerpo se curva con la carga
de ese fardo nefasto de tus años
que te pesa en tus pasos cuando pisas,

ya tu vida es remanso  y se descarga
de sus cargas de amargos desengaños
y repartes ternuras y sonrisas...

sábado, 28 de enero de 2012

A LA JUBILACIÓN DE UN PROFESOR

Tal libro que se cierra o la luz que se apaga,
se jubila un docente por su vida completa
al servicio del bien, cuyos brillos propaga
y se va de la aulas porque llega a su meta.

Cargado de paciencia, de amor y de razones,
cultivó en su colegio cosechas de cultura,
sembrando sus saberes en tiernos corazones
de sus miles de alumnos con su mano segura.

Luchador incansable, siempre estuvo en la brecha,
con su entrega total al trabajo diario;
ya cumplió su destino, le ha llegado la fecha
de la paz y el descanso sin deberes ni horario.

Combatió la incultura, la apatía, la pereza….
como honesto Quijote de esa noble enseñanza
que defiende el trabajo, la verdad, la nobleza…
con el libro de escudo y la pluma por lanza.

Y se va del colegio… con un rico equipaje
de indelebles recuerdos en esta despedida
y se va…, mas nos queda el más caro bagaje:
¡ su indeleble memoria para toda la vida!

miércoles, 25 de enero de 2012

MIS VERSOS

No son rojos ni azules ni amarillos
estos versos dolientes que yo escribo,
son humanos latidos de un ser vivo
que sus penas convierte en estribillo.

No es extraño que tengan rojos brillos
si, en mis rojas entrañas, los concibo
y los riego con sangre y los cultivo
para seres humildes y sencillos.

No defiendo colores ni partidos
porque escribo tan sólo lo que siento
y pongo en ello todos mis sentidos.

Mi corazón defiende un sentimiento
de amor por humillados y ofendidos
y, a la izquierda, se inclina descontento.

domingo, 15 de enero de 2012

TENGO ESPERANZA...

Tengo esperanza de que vuelva un día
lo que se fue con la corriente helada
de una eterna emigración forzada:
¡la sangre joven de la tierra mía!...

Tan grande fue la secular sangría
de esta tierra oprimida y humillada
que su herida no está cicatrizada
y está sangrando a mares todavía.

Tengo mucha esperanza en el futuro
de esta robusta y resignada raza
condenada a la ausencia y a la pena.

Volverá los que se fue..., eso es seguro
en este tiempo que nos amenaza
y mi tierra será fértil y amena...

lunes, 9 de enero de 2012

RECUERDOS EXTREMEÑOS

  Archivados yo os llevo en mi memoria
tiernos recuerdos de la tierra mía,
yo os saqué de esa oscura galería
donde obtiene el olvido su victoria.

   Retazos de mi vida y de mi historia
rescatados del tiempo con porfía,
yo os libré de esa dura tiranía
que os impone esta vida transitoria,

   Retratos interiores que yo cuido
con rabiosa y severa vigilancia
de las  sombras voraces del olvido.

   Y, a pesar de la ausencia y la distancia,
el tiempo destructor no ha conseguido
otoñar su frescura y su fragancia...