..................

sábado, 10 de julio de 2010

TERGIVERSAS MIS VERSOS A TU ANTOJO

Tergiversas mis versos a tu antojo,
con borrosas visiones de neblina
porque nubla la envidia tu retina
y te obliga a leerlos de reojo.

Donde yo escribo espiga, lees abrojo;
donde quise la rosa; tú, la espina;
yo te di mi amistad; tú, sólo inquina
y, en mi campo de mies, viste rastrojo.

Tu famélica envidia no se sacia
en su infértil y pérfido servicio ,
tan propicio a la necia suspicacia.

Tu tantálica vida es un suplicio
condenada a continua contumacia
donde no hallas placer ni beneficio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario