..................

viernes, 7 de septiembre de 2012

A LA SEQUÍA EXTREMEÑA

Hasta el cielo te niega, tierra mía,
su líquida limosna, ni una gota
de lluvia bienhechora y sólo azota
tu reseca epidermis la sequía.

Y esperas vanamente cada día
de la lluvia escuchar la húmenda nota,
pero tiempo te humilla y te derrota,
convirtiendo tu espera en agonía.

Traicionada por nubes y por vientos
y al sopor de una larga calentura,
te encuentras pardamente insatisfecha

porque el cielo está sordo a los lamentos
del sediento rebaño, sin pastura,
del serio labrador sin su cosecha...

No hay comentarios:

Publicar un comentario