..................

domingo, 17 de junio de 2012

A LA SOMBRA DEL PARO

A rumiarse su pena campesina,
como un manso rebaño de corderos,
los pacientes y pardos jornaleros
en la plaza se juntan por rutina.

Una mano mezquina los margina
en rincones sociales lastimeros,
los aparta a la izquierda como ceros
de un nefasto fichero de oficina.

En aceras sentados y en un umbrales,
ya esperan la receta milagrera
que remedie sus males laborales.

¡La tierra sin amor, sin sementera,
de matojos se eriza y de jarales:
las verdes telarañas de la espera!

4 comentarios:

  1. Saludos amigo y paisano WENCESLAO ..Extraordinario como todo lo que escribes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, estimado amigo y paisano Manuel, por esta visita a "tu casa lírica"...¡Cuánto tiempo sin contactar!Me alegro de que te haya agradado este soneto-denuncia de tipo social, como grano de arena en homenaje de tantos seres que inflan las cifras del paro que no para... Un abrazo extremeñamente fraterno.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por sus poemas. Colega suyo de profesión e igualmente jubilado, lo mío son en cambio "peomitas" que más bien crea Ana, mi nieta, desde sus seis años. Un abrazo "extremeñamente" andaluz.

    "En aceras sentados y en un umbrales..."
    "En aceras sentados y en umbrales..."

    Ánimo a ellos y salud a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Manuel..., por la lectura de mis versos y por tu comentario. Me alegro de que mis poemas sean del agrado de un doble colega (por profesor y por compositor de versos)...Espero que sigas haciendo visitas a este blog, tu "casa lírica" con nombre y apellidos... Un abrazo fraterno de
      Wenceslao Mohedas Ramos.
      Jaraicejo (Cáceres) / Barcelona.

      Eliminar