..................

domingo, 6 de diciembre de 2009

NO PRESUMO DE POETA

Por mi amor superlativo
a cultivar la cultura,
por la febril calentura
con que mis versos cultivo,
por poner en despectivo
el vacuo y voraz consumo
elevado al grado sumo
que valora en alto precio
con sed insaciable el necio,
¡me critican que presumo!

Y dicen...-¡qué necedad!
que yo presumo de pluma
y, como a pompa de espuma,
me invade la vanidad.
Os confieso mi verdad:
soy tan sencillo y sincero
que no me importa el plumero
ni aspiro a pavo real
y mi supremo ideal
es ser humilde jilguero.

Sobre una robusta rama
de una cenicienta encina
o sobre rama mezquina
de raquítica retama,
sin ningún afán de fama
vierto al viento mi gorjeo
y el más bonito trofeo
es el placer por el canto
que me calma el desencanto
como a la fieras Orfeo.

Porque, en mi efímera infancia,
abrojos y rudos cardos,
con sus afilados dardos,
desinflaron mi arrogancia
de ingrávida exuberancia
tal un globo ...y, sin orgullo
ni bullanguero barullo,
he vivido como asceta
sin presunción de poeta,
de mis versos al arrullo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario