..................

jueves, 5 de diciembre de 2013

A UN LABRADOR QUINIELISTA

Dedicado a partidos por entero,
se olvida el labrador de su parcela
y juega su esperanza a la quiniela,
esperando una lluvia de dinero...

   Y sueña con catorce..., pero a cero
se queda su esperanza y se consuela
bebiendo cuatro copas con secuela
que dejan su bolsillo más ligero.

   Cansadas de la parda disciplina,
sus manos duramente labradoras
van buscando fortuna repentina.

   Domingos por la tarde...¡Cuántas horas
perdidas en monótona rutina,
soñando con quinielas redentoras...

No hay comentarios:

Publicar un comentario