..................

martes, 30 de julio de 2013

A UN ENVIDIOSO


   Me pagas mi trabajo muy barato,
con las sucias monedas del desprecio
porque suele pagar con menosprecio
la labor de los otros el ingrato.
  
   Te convierte la envidia en insensato,
incapaz de estimar el justo precio
por miopía mental…y, como un necio,
me respondes al bien con un mal trato.

   A cambio de mis nobles inquietudes
me devuelve tu envidia viperina
un salario de ingratas actitudes.

   Porque tienes un alma tan mezquina
que disfrazas de vicios las virtudes
y todo lo que es puro lo abomina…

No hay comentarios:

Publicar un comentario