..................

jueves, 11 de junio de 2009

ODA A LA ENCINA EXTREMEÑA

ODA A LA ENCINA EXTREMEÑA
                A mi estimada vecina y amiga
                Sara Mérida García.
 
Por ser árbol tan noble y solidario,
protector de mi gente campesina,
hoy compongo este lírico homenaje
con efluvios que el alma me trasmina.

Porque siempre te evoco con cariño
en mi vida foránea, peregrina
y archivada te llevo en mi memoria,
asociada a mi infancia pueblerina.

Por imagen y emblema de mi tierra
y modelo ejemplar de disciplina,
de profunda y de sólida raigambre
y de recia dureza diamantina.

Por tu copa redonda, me recuerdas
la rotunda melena femenina
de las hijas morenas de esta tierra
de mirada tan casta y cristalina.

Con tu hermano floral, el alcornoque
tú compartes llanuras y colinas
de esas vastas dehesas extremeñas
donde pastan cochinos y merinas.

Como ubérrima, robusta patriarca,
una prole prolífica aglutinas
con ternuras maternas amparándola
del azote solar con chamusquina.

Las retamas, las jaras, los romeros,
los tomillos, los brezos… se coordinan
en familia floral, fraternalmente
por formarte una alfombra esmeraldina.

Tu robusto ramaje es apreciado
como impar combustible de cocina,
de parrillas, de estufas, de braseros…,
por materia más prima y genuina.


Nidifican las aves en tus ramas
con rumores de amor, de tremolina,
entre trinos, trasiegos y trajines
que la fiebre de amor les origina.

A un tropel de animales alimentas:
tu bellota es nutricia vitamina
de rebaños, manadas y piaras
y es del cerdo la grata golosina.

A tu sombra, los recios regadores
se refrescan la ardiente sofoquina
de las brasas y brisas estivales
con un rato de tregua en su rutina.

De tus ramas compuse mis juguetes
infantiles: el mocho, el tirachinas,
el garrote, los zancos…, tu bellota
fue mi grácil peonza danzarina.

Nos das tanto de forma solidaria,
mas el hombre -¡un ingrato!- se acaína
y, blandiendo de fuego una quijada,
con pirómana mano te calcina.

Yo también, de una forma generosa,
doy mis versos, poética propina,
pero algunos, por necios, les mancillan
su pureza con baba viperina.

Hoy, por ser extremeño bien nacido
de una humilde progenie campesina,
te compongo esta lírica alabanza
porque hiciste en mi infancia de madrina.

2 comentarios:

  1. Hola, te hago el comentario precisamente en este poema, porque lo tomamos prestado para ponerlo en el blog "Encina de los Perros" creado para ir poniendo cosas de una Asoc. de Mujeres que tenemos en nuestro pequeña aldea de la provincia de Sevilla y a la cual pertenezco. Cuando lo encontré me encantó, se lo enseñé a mi hermana (creo que ella te ha escrito a tu correo)y decidimos ponerlo, porque es como si lo hubieran escrito la gente de mi pueblo, esas vivencias que tan bien describes y con esa forma tan clara de expresarlo; allí tenemos una encina que lleva precisamente ese nombre, la cual declararon Monumento Natural en el 2004, despues de salvarse milagrosamente del incendio conocido como "de Riotinto" y que arrasó nuestra zona, pero se limitaron a eso, porque despues la Junta de Andalucía con su "agencia del Medio Ambiente" no hacen nada para protegerla ni cuidarla, así que en eso estamos...
    Bueno, espero que sigas escribiendo esas poesias tan claras para nosotras poder leerlas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes, mi estimada amiga Mari Carmen; no me había dado cuenta de que no te había respondido a este comentario; por ello, te pido perdón y lo hago ahora. Muchas gracias por tu visita y tus gratas palabras a mi poema
    "Oda a la encina extremeña". Es para mí un gran honor el que mi poesía pueda "ser útil" (en la modesta medida en que puede ser útil la poesía...) a mis amigos,-as, com en este caso para vuestra centenaria, simbólica y frondosa
    "Encina de los Perros". Ya te reitero que podéis utilizar cualquier poema mío que os pueda "ser útil"...
    Saludos cordiales y amistosos de
    Wenceslao Mohedas Ramos
    Jaraicejo (Cáceres) / Barcelona

    ResponderEliminar