..................

martes, 1 de julio de 2014

A ESOS EXTREMEÑOS TRISTES...

La injusticia social y la pobreza
han tornado tan triste al extremeño,
condenado a vivir desde pequeño
de migajas ganadas con dureza.

  Ha nublado su vida la tristeza
de vivir de alquilado y sin empeño,
al eterno servicio de algún dueño,
que ha humillado con yugos su cabeza.

  Es por eso tan serio y cabizbajo,
solitario, sencillo, satisfecho...
que no sabe otra ciencia que el trabajo.

    Y, en trabajos ajenos, ha deshecho
su vida convertida en un destajo
donde el amo sacó su buen provecho...

No hay comentarios:

Publicar un comentario